Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Canal de YouTube
Ávlared Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
Compartir:

CULTURA

Ernesto Monsalve: «Confío en que las instituciones muestren su apoyo»

Entrevista a Ernesto Monsalve
Ernesto Monsalve durante una de sus actuaciones
Actualizado 01/12/2015 09:56:04
Redacción

Director de la Joven Orquesta Sinfónica de Valladolid (JOSVa), Presidente de la Asociación Española de Jóvenes Orquestas, Presidente de la Asociación Cultural Antonio Salieri, pianista, compositor, gestor cultural, profesor, licenciado en Derecho... Y con todo esto, el próximo día 7 cumple 30 años

Pregunta: ¿Cuándo empieza usted a pensar en la música?

Respuesta: Desde pequeño pertenecí al coro y a la orquesta del colegio (el San José, de Valladolid). Siempre me gustó. Sin embargo yo nunca me vi como músico profesional, sino en el mundo del Derecho, no tenía claro en qué campo pero sí que yo quería estudiar Derecho. Mi abuelo materno ha sido juez (ahora ya está jubilado) y mi madre ha estudiado Derecho. La familia del lado paterno son médicos y como la medicina nunca me ha gustado pues en ese sentido tenía claro que medicina no.

La música era algo que me apetecía hacer, de forma paralela, como mera diversión cuando era niño, y como un aprendizaje extra. Pero en el año 2003, cuando tengo 17 años y finalizo bachiller y salgo del colegio para acceder a la Universidad, una serie de compañeros y yo nos dimos cuenta de que no había en la ciudad ni en la región ninguna orquesta o coro homologable a lo que nosotros hacíamos en el colegio y que pudiera llevarse como actividad extraacadémica para el día a día. Entonces no se había fundado aún la Joven Orquesta Sinfónica de Castilla y León ni ninguna en la región, y nos lanzamos nosotros a montar un grupo. Funcionó muy bien y fuimos tirando para adelante. Nunca pensé que íbamos a llegar a donde estamos.

P: ¿Y compaginó el Derecho con la música?

R: Sí. paralelamente continué mis estudios de música.

En cuanto al Derecho, estuve de Erasmus en Bélgica, donde desarrollé un programa sobre Derecho Comunitario enfocado desde la perspectiva de las políticas culturales, hice la Cátedra Jean Monet también sobre Derecho Comunitario, etc. Pero tras acabar la carrera y los múltiples masters y estudios complementarios, la crisis nos dio de lleno en la cabeza y nos devolvió a la más cruda realidad. Entonces me encontré en una encrucijada: en ese momento la orquesta y el resto de proyectos que estaba desarrollando, que no era solo la JOSVa, estaban muy avanzados y tenía muchas oportunidades incluso fuera de España, tenía digamos un campo abierto, mientras que en el mundo del Derecho suponía empezar de cero. Tenía que tomar una decisión, teniendo en cuenta que mi desarrollo en la música no era estrictamente musical sino también en la gestión cultural, y me decidí por este camino y a ver hasta dónde llegaba. El Derecho ahí está, por si alguna vez se cruza en mi camino.

P: Con 17 años ya crea la orquesta.

R: Sí. En un principio no se llamó Sinfónica porque no pensábamos que iba a tener el tamaño que tiene, pero luego se desbordó. Notamos rápidamente que en Valladolid había entre los jóvenes una sed de un proyecto como el nuestro.

P: Desde el principio la dirige usted.

R: Teníamos que decidir quién podía encabezarla. No teníamos dinero para nada, y mucho menos para pagar a un director al que se le asignara un sueldo, circunstancia que continúa actualmente (yo no cobro nada por mi labor al frente de la JOSVa). Entonces yo, que había sido el alma mater musical del grupo en el colegio, estaba muy involucrado organizando las partituras, preparando los proyectos...por lo que me propusieron que lo hiciera yo. No partía de cero, ya tenía el título profesional de piano, aunque no tenía completo el de dirección de orquesta, pero continué la carrera de música y lo completé pocos años después. Así, poco a poco nos pusimos en marcha.

P: Usted ha llegado a ser presidente de la Asociación Española de Jóvenes Orquestas (AEJO)

R: En el año 2008, al ver que ya era un proyecto consolidado, adquirimos la denominación de Joven Orquesta Sinfónica de Valladolid, y el año siguiente entramos en la Asociación Española de Jóvenes Orquestas (AEJO), en la que estaban las orquestas más importantes del país: la Joven Orquesta Nacional de España, la de Cataluña, la de Andalucía, estaba la Joven Orquesta Sinfónica de Castilla y León que luego desapareció, etc. Desde entonces con el paso de los años la JOSVa se ha apuntalado como proyecto a escala nacional bastante consolidado. El pasado mes de marzo hubo elecciones en la AEJO y yo obtuve los apoyos necesarios para ser presidente.

P: Eso que demuestra el gran nivel de la JOSVa.

R: España tiene dos modelos de jóvenes orquestas. Por un lado las de carecer institucional (la Joven Orquesta Nacional de España, la Joven Orquesta Nacional de Cataluña, la de Euskadi, la de Andalucía, la de Castilla y León, etc.) que cuentan con un presupuesto asignado por la administración pública correspondiente, técnicos contratados para temas tanto administrativos como musicales, etc..

Por otro lado están las jóvenes orquestas que brotan desde el asociacionismo, desde la sociedad civil, que son las que han aflorado sobre todo en los últimos años de crisis. La JOSVa en este sentido fue pionera, fuimos la primera joven orquesta en España que nació así, y luego surgieron muchas más, por ejemplo en Castilla y León casi todas las provincias tienen, y en otros lugares también, aunque muchas no están integradas en la AEJO. Surgen desde el asociacionismo, un grupo de jóvenes o de padres de músicos que se ponen de acuerdo y a través de cuotas ponen en marcha una orquesta joven. Estas iniciativas, si cuentan con el apoyo de las instituciones (no siempre) es un apoyo que va de una institución a una asociación, no es la institución la que en sí misma lo alberga.

De este segundo tipo solo formamos parte de la AEJO la JOSVa y la de Málaga, todas las demás son institucionales.

Con la llegada de la crisis las instituciones se han visto obligadas a efectuar recortes, especialmente en cultura, y en música han recortado en las jóvenes orquestas, porque a las profesionales no las podían tachar de la lista, por ejemplo en Castilla y León ha continuado la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, y en otras comunidades igual, pero las jóvenes orquestas no han tenido esa suerte. Ello ha llevado a que las jóvenes orquestas institucionales han perdido mucho auge mientras que las que han surgido desde el asociacionismo han aumentado, porque cuando no tienes nada la crisis no te puede afectar, por lo que hemos continuado y en ese sentido, creciendo.

Mi voluntad ahora como presidente de la AEJO es que todas esas jóvenes orquestas que han surgido desde el asociacionismo se incorporen a esta Asociación y conseguir que las instituciones entiendan que este es el mejor modo de montar una joven orquesta.

P: ¿Y cuando los músicos dejan de ser jóvenes?

R: Cuando los componentes van cumpliendo años y su sitio natural no es una joven orquesta el salto natural es a la Orquesta Filarmónica de Valladolid. En el año 2011 nos dimos cuenta de que había posibilidades de hacer cosas a nivel profesional y la pusimos en marcha. El proyecto ha funcionado y ha cristalizado.

P: A diferencia de la JOSVa, los miembros de la Filarmónica sí son remunerados.

R: Sí. aunque no vivan de ello, tanto los músicos como el director son remunerados.

P: Usted, además de dirigir, toca el piano y el contrabajo

R: Sobre todo el piano. El contrabajo es por hobby, en los conciertos no suelo tocarlo porque solo lo estudié un par de años, no la carrera entera.

P: Y también compone.

R: Sí. Gran parte de los conciertos de la JOSVa incluyen adaptaciones mías. Y como compositor tengo la Oda a Miguel Delibes que hicimos cuando falleció También soy el autor de himnos como el de Medina de Rioseco, de la Cofradía del Cristo de la Luz, del Aniversario de la Coronación de la Virgen de las Angustias, y cuando estuve en Bélgica compuse el concierto "En Gante", que se estrenó interpretado por la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Gante bajo mi dirección con la presencia de las autoridades y del rector y la vicerrectora de la Universidad de Valladolid. Por esta composición recibí la medalla de la ciudad de Gante y un premio de la Universidad, lo que supuso un honor para la Universidad de Valladolid que un alumno suyo recibiera estos premios.

P: Además es gestor cultural, profesor...

R: Sí. Fundé y presido la Asociación Cultural Antonio Salieri, que impulsa la figura de este compositor. Y soy profesor de música en Enseñanza Secundaria. La docencia me gusta mucho, y la considero la base para conseguir que nuestro país sea más musical y más amante de la música. Cada vez nos reducen más las horas de música, pero ahí seguimos, irreductibles. No pretendo que de ahí salgan músicos, pero sí he sacado gente que desconocía el mundo de la música y que termina gustándole. Lo que sí que busco con mis clases es que el alumno muestre con la música una sensibilidad suficiente como para que cuando tenga 30 ó 40 años vaya a la ópera o a conciertos.

P: ¿Algún deseo?

R: Confío en que las instituciones muestren el apoyo que creo que la JOSVa merece. Esta fórmula de un director que no cobra está muy bien mientras ese director forma parte de la agrupación y mantenga su juventud y su disposición a ello, pero el día que este director no pueda pues quizás la JOSVa se vea abocada a la desaparición o al abismo. Más allá de eso, seguir trabajando, seguir luchando, por ahora en la música pero convencido de que será un periodo amplio pero transitorio de mi vida.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información