Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Canal de YouTube
Ávlared Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
Compartir:

REPORTAJES

Y a partir de ahora... ¿qué?

12_2015_20_D_elecciones_generales_alberto_2
Mesa electoral de las pasadas elecciones generales.
Actualizado 05/01/2016 10:30:08
Redacción

Pasadas las elecciones llega el momento de los acuerdos

Por Ángel Fernández

Los resultados en cada provincia sirven para definir quienes serán los diputados elegidos por cada una de ellas y completar así los 350 escaños de los que se compone el Congreso en esta legislatura.

A partir de aquí empieza el proceso de elección a presidente del Gobierno, que tendrá luego la misión de crear su gabinete y elegir a sus ministros.

Hasta el miércoles trece de enero, primera reunión de los parlamentarios en la cámara baja, los partidos intentarán llegar a acuerdos que posibiliten la formación de gobierno. Si eso se consigue, la posesión del cargo se podría producir antes de finales de mes, en caso contrario el proceso puede dilatarse hasta un plazo máximo de dos meses desde la primera votación al candidato propuesto y, de no existir acuerdo, el rey firmaría un decreto convocando nuevas elecciones.

Lo primero, elegir al presidente del Congreso

13 de enero: los diputados jurarán su cargo (utilizando la fórmula verbal de jurar, prometer... que cada uno considere, dentro de la legalidad) y se elegirá al presidente del Congreso y al resto de los miembros de la Mesa del Congreso. La votación es individual y secreta, escribiendo cada parlamentario en una papeleta el nombre de la persona a la que quiere votar, e introduciéndola en una urna, aunque los puestos suelen estar negociados previamente entre los partidos como antesala de las negociaciones para elegir presidente.

Hasta el 18 de enero: los partidos presentarán su solicitud para constituirse como grupo parlamentario y el presidente del Congreso entregará a la Casa del Rey una lista con los portavoces de los grupos que hayan obtenido representación. Los plazos para la votación de investidura no están fijados ni en la Constitución ni en el Reglamento de la cámara, con lo que corresponde fijarlos al presidente del Congreso.

La propuesta del rey

Transcurrido esos días se abre el plazo de recepción del rey a cada uno de los portavoces para conocer su propuesta, tras cuya ronda propondrá un candidato a presidente del Gobierno, que por lógica será siempre el de la lista más votada. La persona propuesta pronunciará su primer discurso y escuchará las primeras réplicas de los grupos parlamentarios y, finalizadas estas, se someterá a votación de la cámara su elección que, para ser confirmada, debe contar con mayoría absoluta, lo que supone un mínimo de 176 diputados a favor.

Si el candidato no obtiene esa mayoría se someterá a una nueva votación, 48 horas después, en la que sería suficiente obtener mayoría simple, es decir, como mínimo un voto más a favor de los que obtenga en contra de su elección, quedando al margen las abstenciones que solo sirven para no pronunciarse.

Si pasadas las dos votaciones no ha conseguido salir elegido será de nuevo el rey quien proponga a otro de los candidatos, que se someterá al mismo proceso. En total, para la elección de presidente del Gobierno, existe un margen de sesenta días desde la votación al primero de los candidatos propuestos y transcurrido ese tiempo, sin que ninguno de los propuestos obtenga mayoría, se convocarían nuevas elecciones.

¿Solo somos números?

Ante la jornada electoral nos encontramos con un dato que puede quedarse en una simple curiosidad, pero que llama poderosamente la atención. En la web oficial del ministerio se encuentran publicados los resultados del 2011 con el 100 % del escrutinio (es decir, cerrado completamente, algo lógico puesto que son datos de hace cuatro años) en dos partes diferentes. Por un lado están en la página de los datos de esas elecciones y por otro en las de este año donde figuran para poder comparar con los resultados de las actuales de 2015

No parece lógico, por tanto, que siendo datos referidos a las mismas elecciones, la de 2011, exista en la web ministerial variación, que además es considerable, en las cifras. Por poner un ejemplo, mientras en una figura que en Castilla y León habían votado 1.537.558, en la otra esa cifra sube en 7.185 personas, hasta 1.544.743. Caso significativo son las cifras en Zamora, donde el censo ´sufre variación` y mientras en una parte el total (sumando votantes, abstenciones (no votantes), votos nulos y votos en blanco) son 166.382 personas, en la otra esa cifra asciende a 182.059, es decir, crece en 15.677 (un 9,4 % más)

Y si analizamos por formaciones políticas nos encontramos con esa misma variación en todos los casos, tanto con datos regionales como provinciales. Por ejemplo el PP obtuvo, depende de donde lo mires, 840.185 u 843.110, el PSOE 441.382 o 444.451 votos y en cambios otros, como Falange Española, de una a otra ve reducido su número de votantes.

Quizás sean votos nuevos que no estuvieran en ese 100% escrutado, quizás transcurridos cuatro años no ha dado tiempo a actualizarles o quizás seamos solo números.

¿Qué resultado se habría dado con otro sistema?

Algunos partidos opinan que el sistema de adjudicación de escaños debería darse en la forma matemática de sumar todos los votos obtenidos por cada uno de los partidos, en el conjunto nacional y no de forma provincial, adjudicando después de forma proporcional el total de escaños del Congreso.

Hemos hecho las cuentas para ver si existiría un gran diferencial. En ese supuesto los grandes partidos bajarían en su representación (PP de 122 a 100 y PSOE de 91 a 77), Ciudadanos habría obtenido 49 representantes en lugar de los 40 actuales y los grandes beneficiarios serían, con los votantes con los que ha contado cada partido en estas elecciones, Unidad Popular (IU), que pasaría de los dos representantes a trece, y partidos que con el sistema actual no han entrado en el Congreso y que si tendrían participación, como el Partido Animalista (que con 219.191 votantes habría obtenido tres) o UPyD (que con 153.505 tendría dos) -con el sistema actual Coalición Canaria ha obtenido representación (1 escaño) con 81.750 votos o Bildu ha obtenido dos con menos votantes que el Partido Animalista.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información