Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Canal de YouTube
Ávlared Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
Compartir:

VALLADOLID

Separar para reciclar en casa, ¿un gesto necesario o inservible?

6-FotoReciclaje27-1024x685_1
entro de Tratamiento de Residuos de Valladolid / Foto: Marta Rojo
Actualizado 10/01/2016 16:16:26
Aquí en Valladolid

Visitamos el Centro de Tratamiento de Residuos Urbanos (CTR) de la ciudad para comprobar cómo se trabaja con los residuos. Desde la planta destacan la importancia de colaborar desde los hogares en la separación de la materia orgánica

Dónde tirar los residuos que generamos en nuestros hogares es un quebradero de cabeza en muchas familias y está fomentando que cada vez seamos más reacios a separar para reciclar. A día de hoy, son muchos los ciudadanos los que se preguntan si realmente ese pequeño gran gesto de depositar los residuos en el contenedor correspondiente sirve realmente para algo. El papel al contenedor azul y el vidrio al verde. Hasta ahí, todo claro. Pero ¿y el resto?

Valladolid cuenta desde el año 2002 con el Centro de Tratamiento de Residuos Urbano, una instalación ubicada en la carretera de León, muy próxima a la localidad de Villanubla, y que consta de una superficie construida de 30.000 metros cuadrados. Aquí en Valladolid ha tenido la oportunidad de comprobar in situ cómo se trabaja desde esta planta, hasta la que a diario llegan los diferentes camiones con toneladas de residuos.

José Javier Ruiz, responsable del centro, explica que la ciudad cuenta con un sistema de recogida denominado húmedo-seco que permite obtener una recogida selectiva del 50% de la bolsa de basura. "Primero están los contenedores de vidrio y papel, para el residuo tenemos además un contenedor de materia orgánica y otro que se llama de fracción resto", comenta.

La gente que no sabe dónde tirar los residuos, añade Ruiz, "es porque no se ha preocupado en informarse. Hay una aplicación para el móvil que nos dice dónde hay que tirar cada residuo y si no existe el teléfono municipal 010 desde el que contestan y resuelven cualquier tipo de duda al respecto".

Según el responsable del centro, el CTR de Valladolid es sólo "una pieza más de un modelo de gestión desde el que es necesario trabajar en conjunto". Un modelo, añade, que es municipal y que va mucho más allá del trabajo que se lleva a cabo desde la misma planta. "El modelo de gestión tiene que empezar en casa y en la escuela. La gente sabe separar los residuos, pero no le da la gana hacerlo. Si la mitad de la población no colabora no se pueden alcanzar los objetivos", matiza.

Para Ruiz, las campañas informativas que tanta falta hacen para aprender a separar y conocer el proceso de reciclaje se han estancado y es necesario, dice, tomar otro tipo de medidas. "Tal vez es necesario hacer una formación de formadores que sean capaces de explicar lo que es un modelo de gestión porque los estudiantes, por ejemplo, se quedan sólo con que hay que separar por el medio ambiente y esto va mucho más allá", resalta.

Aunque los camiones son idénticos, recogen material por material

El tránsito de los camiones en la planta de reciclaje es constante. Cada camión recoge una ruta y un material diferente, sino, aclara José Javier Ruiz, el esfuerzo en casa sería en vano. "Los contenedores de los residuos que llamamos resto los recogen unos camiones y los de orgánicos otros, aunque los camiones son idénticos. El que un día recoge resto al día siguiente puede recoger residuos orgánicos", explica el responsable.

Dentro de la recogida, Valladolid cuenta con dos sistemas: el llamado de carga trasera, en el que un camión recoge el contenedor apoyado por dos operarios, y el de carga lateral, donde no es necesaria la presencia de empleados.

Los residuos que llegan a la planta son depositados en grandes fosos, unos destinados a los residuos que se generan en la capital y otro para los que se traen desde los diferentes puntos de la provincia. "Sólo pasan por la planta los contenedores de varios materiales, no los que llamamos monomateriales, que van directamente al reciclador ya que no hay necesidad de que pasen por una planta para seleccionarlos", indica.

A día de hoy, la recogida está organizada en 9 rutas de materia orgánica, 13 de fracción resto y 4 de residuo indiferenciado. Cada una de estas rutas la atiende un camión que hace dos viajes por día, a excepción de las rutas de materia orgánica que son realizadas en un solo viaje.

Desde las mancomunidades próximas a la capital llegan también los residuos en camiones recolectores, mientras que desde las más alejadas llegan mediante un vehículo que es capaz de transportar 24 toneladas en cada viaje. "En el caso de la capital cada camión tiene adjudicada una ruta de recogida y en el caso de las mancomunidades cada camión recoge unos determinados pueblos cada día", aclara Ruiz.

En las cadenas de triaje se separan los distintos residuos de materia orgánica

Una vez que los camiones han soltado su carga, el siguiente paso es elaborar el compost resultante del proceso de reciclaje de la materia orgánica. Para ello se lleva a cabo el llamado tratamiento primario, donde se hace la separación de los distintos productos en las cadenas de triaje y se separa la fracción de materia orgánica para mandarla a los procesos biológicos.

En la nave de compostaje se realiza la siguiente fase para convertir los residuos en compost. Allí, la materia es fermentada con oxígeno y aplicación de agua y 28 días después se obtiene el fertilizante.

A pesar de que en nuestra visita no nos enseñaron su desarrollo al completo, y por lo tanto no haber podido comprobar que la separación se realiza de manera correcta, lo que sí es cierto es que el ritmo de la planta de reciclaje es constante y muy necesario para que, con el paso de los años, Valladolid sea un ejemplo a seguir como modelo de ciudad con escasos vertidos.

Cifras

La planta:El centro dispone de una superficie construida de 30.000 metros cuadrados y se inauguró a comienzos del año 2002.

Coste municipal:El mantenimiento del Centro de Tratamiento de Residuos Urbanos (CTR) le cuesta al Ayuntamiento 4,6 millones de euros.

Datos de reciclaje: La planta recibe al año alrededor de 1.900 toneladas de residuos.

Durante los doce meses se reciclan 7.024 toneladas de papel y cartón, 5.156 toneladas de vidrio y 1.250 toneladas de envases ligeros.

Compost:La planta genera 8.500 toneladas de compost que se obtiene de los residuos de materia orgánica que se recogen a lo largo de todo el año.

Energía: El CTR de Valladolid es capaz de generar 1.200 KW de energía al año.

Objetivo 2020: reciclar el 50% de los residuos urbanos

La Ley 22/2011 de Residuos y Suelos establece como principal premisa la necesidad de aumentar considerablemente el volumen de residuos reciclados hasta alcanzar el 50% del total. Actualmente, el Centro de Tratamiento de la capital es capaz de reciclar el 36% de los residuos que llegan hasta la planta, un porcentaje que no se aleja mucho del objetivo final, por lo que es de esperar que en los cuatro años que quedan por delante se consiga dicha meta.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información