Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Canal de YouTube
Ávlared Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
Compartir:

PALENCIA

Recuperado el romancero de la Montaña Palentina tras 20 años de investigación

Actualizado 23/01/2016 13:37:18
Carrión

El etnógrafo Carlos Porro firma esta recopilación que contiene cerca de 600 versiones narrativas de coplas y romances

Tras 20 años de investigación, el etnógrafo Carlos Porro ha editado el libro "Romances tradicionales, coplas de cordel y otros cantos narrativos en la Montaña Palentina", recuperando así el patrimonio musical popular de esta comarca.

Este romancero, con 625 páginas de textos y repertorios, contiene cerca de 600 versiones narrativas de coplas y romances de todas las épocas de casi 50 localidades de la zona.

La publicación representa, como señala su autor, el mayor estudio comarcal de romances publicado en Castilla y León y se acompaña de una colección de fotografías de algunos de las principales intérpretes del libro. Vecinas de Brañosera, que aportaron casi un centenar de romances; otras de Rebanal de las Llantas, emblemática localidad del Valle Estrecho que ha ido reuniendo durante varias décadas todo un extensísimo repertorio folklórico; repertorios de Vitorina Ramasco de Santa María de Redondo, una exquisita romancista que en los años 90 dejó testimonios de más de cuarenta romances que cantó casi de un tirón en un par de jornadas de grabaciones; Felisa García, de Vallespinoso; la recordada Marciana de Cossio, de Lores; y habitantes de San Salvador, de Foldada de Aguilar, de los Cardaños, La Lastra, Arbejal, Revilla, San Martín, Pepapertú, etc. han contribuido con sus conocimientos en la elaboración de esta recopilación musical.

El libro ha sido financiado por los ayuntamientos de Cervera de Pisuerga y de Brañosera, el Archivo de la Tradición Oral de Palencia y la Diputación. Otras instituciones culturales montañesas y municipios destacados de la zona desestimaron participar en este proyecto, lamenta Porro.

"Algunos de estos romances acompañaron el trabajo de la construcción de nuestras colegiatas o ermitas románicas, la labra de sus capiteles, como elementos patrimoniales de igual valor que las propias piedras; sirvieron de entretenimiento en el baile, cantados algunos al son de la pandereta y el tambor o el rabel, cantados al acompasado chirriar del trabajo del carro y de las vacas, de las hilas del lino y la lana o en la soledad del retiro de nuestros ancianos, cantos con los que aún entretuvieron a muchos nietos estos últimos cantores de romances", rememora el etnógrafo palentino.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información