Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Canal de YouTube
Ávlared Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
Compartir:

OPINIóN

¡Que llega el Carnaval!

La_Bayeza
Actualizado 04/02/2016 23:37:35
Director

Editorial (febrero 2016)

Algunos pensarán que me he equivocado, y no les falta razón. Si por Carnaval entendemos esos días en los que nos disfrazamos de otra persona, no somos nosotros mismos, o quizás aprovechamos ese disfraz e incluso esas máscaras para poder ser lo que en el fondo nos gustaría, el Carnaval no llega, llevamos viviéndole mucho tiempo.

Pero como no quiero cansar hablando de política, que ya estamos suficientemente inundados de las mismas noticias que repiten constantemente sin decir nada nuevo, hablemos del otro Carnaval, el que dentro de unos días marcará el inicio de la fiesta y que pasará rápido hasta que se realice ese acto del entierro de la sardina, marcando el inicio de la Cuaresma.

Como en todo, siempre existen varias versiones. Desde que el catolicismo se apropió de la fiesta, allá por el siglo IV, pasando de ser las Saturnales que celebraban los romanos, al Carnaval, éste se proclamó como la fiesta de la carne (de ahí la palabra Carnaval) es decir, justo los días previos a la Cuaresma que precede a la Semana Santa y en cuyo periodo la religión dicta ayuno y abstinencia.

Basándonos en ello hay quien opina que realmente era el entierro de la cerdina, un cerdo abierto en canal, que marcaba el fin de la fiesta que se celebraba en el campo, y que en la extensión de la costumbre, de oído de unos lugares a otros, se fue confundiendo el término por sardinas.

Otra versión cuenta que el rey Carlos III quiso celebrar el final del Carnaval con los súbditos y ordenó traer sardinas para la celebración, pero fue un día tan atípicamente caluroso (como vemos el tiempo lleva sorprendiendo toda la historia) que las sardinas se descompusieron y para alejar el olor la comitiva decidió enterrar el pescado.


"Cuando acabe dejémonos ver sin máscara, tal y como somos"


La versión adaptada a nuestros días difiere y nos plantea el acto como una forma simbólica de enterrar el pasado, lo socialmente establecido, para que pueda renacer con mayor fuerza y que surja una nueva sociedad transformada. Y que conste que no es una referencia a la política, aunque quizás sea por esa fecha cuando se trate de decidir quién y cómo va a gobernar desde ese momento nuestros intereses... esperemos que sin disfraz ni máscara alguna.

Pero existen varios lugares en España donde ese festejo se realiza justo a la inversa, la semana posterior a la Semana Santa, celebrando el triunfo de Don Carnal sobre Doña Cuaresma y el final de ese ayuno y abstinencia hasta el siguiente año. Y, aunque sigo sin hablar de política, quizás debamos trasladar la fiesta para entonces y quemar sardinas, cerdos o conejos, o no quemar nada y tan solo desearlo, pero poder celebrar que vuelvan tiempos mejores para TODOS.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información