Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
El "botellón" pone en peligro de muerte la Semana Santa de Zamora

El "botellón" pone en peligro de muerte la Semana Santa de Zamora

ZAMORA
Actualizado 02/03/2016 20:57

AZEHOS convoca una reunión, para tratar de encontrar una solución al problema, con Ayuntamiento, FAVEZA, Junta Pro Semana Santa y industriales de hostelería

La noche del Jueves Santo y madrugada del Viernes Santo, cuando Zamora alcanza su éxtasis emocional, cultural y tradicional, peligran por el "botellón", al que acuden cerca de diez mil jóvenes, zamoranos y llegados de las ciudades cercanas, que invaden el espacio urbano que media entre La Puerta de la Lealtad y el Arco de Doña Urraca, trasgrediendo toda normativa de urbanidad, con la destrucción de mobiliario urbano, protagonizando peleas y cortando el tráfico, como ocurrió el año pasado en la carretera nacional, que circunda la urbanización de Las Vegas. El eco de esta locura, la noche más larga y peligrosa de Zamora, condiciona el desarrollo de la propia Semana Santa, con principal incidencia en las procesiones del Jesús Yacente y Congregación, y podrían (de hecho ya sucede) alejar de la ciudad al turismo cultural y católico que acude a Zamora a vivir una Pasión protagonizada por el silencio, la fe y el recogimiento.

El gravísimo problema provocó una reunión y posterior rueda de prensa, convocada por AZEHOS, a la que acudieron Antidio Fagúndez, primer teniente de Alcaldía; el jefe de la Policía Municipal, Tomás Antón; el presidente de FAVEZA, Artemio Pérez, y la presidenta de la A.VV. del Casco Antiguo, Carmen Núñez, y el presidente de la Junta Pro Semana Santa, Antonio Martín Alen, y empresarios de hostelería con establecimientos abiertos en la zona más cercana al espacio donde se celebra el "botellón". No acudió a la cita Jerónimo García Bermejo, subdelegado del Gobierno. Todos reconocieron que el problema tiene una muy difícil solución para disuadir y transformar el ocio de esa noche y madrugada.

Antidio Fernández, primer teniente de Alcaldía, en representación del Ayuntamiento, fue diáfano en su intervención: "Estamos abordando un tema complejo, que no viene de este último año sino de hace mucho tiempo y que se ha ido perpetuando. Algunos jóvenes han decidido concentrar el ocio en esta noche de Jueves Santo y, lógicamente, nos preocupa, y especialmente, al Ayuntamiento. Faltan a esta convocatoria algunos actores que tienen competencias importantes en la resolución de este problema (refiriéndose al subdelegado del Gobierno), al que se ha convocado el próximo día 7 de marzo a las diez de la mañana para tratar monográficamente este aspecto y el resto de la seguridad que concierne a la Semana Santa". Confeso Fagúndez que "este es un tema que unilateralmente no se puede solucionar, porque se necesita del concurso de todos los actores que hemos asistido a esta reunión para ser capaces de erradicarlo. Ahora bien, es muy difícil hacerlo cuando algo está tan consolidado. Si esto tuviera una solución fácil los anteriores equipos de gobierno que nos precedieron, ya habrían acabado con el problema. Lamentablemente, en la última comisión de Seguridad Ciudadana todos los partidos que estamos representados en la Corporación Municipal debatimos sobre el asunto y no encontramos una alternativa para erradicarlo. PP y Ciudadanos presentaron propuestas, pero el equipo de gobierno no las ha visto viables ni útiles y que, lejos de solucionar el problema, lo podrían agravar. El Ayuntamiento velará para que esa noche, tanto el Servicio de Limpieza, al tráfico, el orden público, esté perfectamente cubierto. Pero mentiría si dijese que el "botellón" no se va a celebrar este año, porque, lamentablemente, viene más gente y es difícil combatir".

Finalmente, fijó la posición del Ayuntamiento: "Ni vamos a promover, ni patrocinará, ni autorizará cualquier tipo de botellón en la vía pública, y menos en la noche del Jueves Santo, y, a su vez, pondremos todas las medidas necesarias para que los desfiles procesionales salgan sin problemas, y minimizar los problemas de seguridad. Habrá que buscar soluciones entre todos para que el ocio de los jóvenes se pueda derivar a otro formato".

Carmen Núñez, presidenta de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo, confesó, en su primera intervención, que no era el momento más adecuado para intervenir en la rueda de prensa, porque se sentía "desamparada, huérfana, desprotegida, mal y peor. Nosotros nos oponemos a que esto sigua ocurriendo el Jueves Santo o cualquier otro día del año. La seguridad de los vecinos en el casco antiguo y de las personas que llegan a ver las procesiones brilla por su ausencia. El año pasado la carretera nacional se paró en cuatro ocasiones cuando una marabunta de personas, semidesnudas, detuvo el tráfico. Buscamos soluciones y nosotros aportamos que, desde ya, se conciencia a la juventud de que la noche del Jueves Santo en Zamora no se permitirá. Le pedimos a la Subdelegación, a la Junta, al Ayuntamiento y al Papa que nos echen una mano y que veamos la solución. Prohibir es muy difícil, porque la concentración es de miles de personas, se consumen alcohol y drogas. Sabemos que es muy difícil atajarlo, pero si, desde los medios de comunicación y a través de las redes sociales, empezamos a decir que el Ayuntamiento no lo va a permitir. Lo que es muy difícil es parar a 8.000 personas. Hay que empezar a mentalizar a los jóvenes que vienen de fuera y a los zamoranos que no se va a permitir el botellón. Esto se nos ha ido de las manos, pero tengo una pequeña esperanza. No solo beben, sino lo que destroza y ver el hospital colapsado con comas etílicos".

Cerró la rueda de prensa el presidente de la Junta Pro Semana Santa, Antonio Martín Alen: "Nosotros nos sumamos a esta búsqueda de soluciones. Los presidentes de las cofradías se encuentran muy afectados. Se nos conoce, además de que por haber sido declarada nuestra Semana Santa Bien de Interés Cultural, por su recogimiento, silencio. Somos los que más ponemos y los que más perdemos. Se trata de actos religiosos que demandan gran asistencia. Pero también se nos pregunta por la hora del botellón o gente que transmite sus quejas, porque pensaban que se vivía con mucho recogimiento. Es un problema difícil de atajar. Agradezco al Ayuntamiento de Zamora su valentía al afrontar este asunto y pido que sea de forma radical. Lo que ha costado siglos construir como ha sido nuestra Semana Santa, está perdiendo su imagen, y puede perjudicar nuestra concesión de BIC, que podría ser retirada. La Semana Santa se encuentra en peligro de muerte".

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información