Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
“Castilla y León es una comunidad muy grande, pero con poca densidad de población, y la industria audiovisual es relativamente pobre”

“Castilla y León es una comunidad muy grande, pero con poca densidad de población, y la industria audiovisual es relativamente pobre”

CULTURA
Actualizado 07/03/2016 21:21

Miguel Díez Lasangre, autor de La Historia de Castilla y León en Cómics. Cine de animación

Con su cortometraje Animalconvertido en un clásico de la animación española (y ahora de gira con la exposición Del trazo al píxel. Más de cien años de animación española), Miguel Díez Lasangre (Valladolid, 1968) se considera unarara avis dentro del sector, al no haber necesitado salir de la comunidad para seguir ejerciendo su oficio. La diversificación artística y un universo fecundo y particular, las claves para no hacerlo.

¿Trabajas desde Tordesillas?

Sí, ya sé que en una gran ciudad el trato es más directo y personal, conoces a más gente y se te abren más puertas quizás, pero lo que ganas desde aquí en calidad de vida? A Tordesillas me trasladé hace unos pocos años, ya que es donde trabaja mi mujer y me queda muy cerca de Valladolid. Además hoy en día con Internet y un teléfono puedes desarrollar tu actividad donde quieras.

¿Cómo se fragua tu carrera como animador?

Yo quería más bien ser dibujante de cómics, porque dedicarse a la animación cuando yo era joven, y desde Valladolid, parecía una quimera. Me formé en la Escuela de Artes de Valladolid y después estudié Bellas Artes en Salamanca, aprendiendo a utilizar las distintas técnicas pictóricas, el grabado, etc. Al acabar la carrera, me saqué una plaza como profesor de dibujo y estuve durante muchos años compaginando la docencia con la animación, el teatro de marionetas y el cine, que era donde confluía mi vocación musical con el arte de animar lo inanimado. Empecé a rodar películas en Super 8mm, porque entonces no había herramientas para poder capturar las imágenes con vídeo, y de manera muy artesanal y autodidacta levantaba esas pequeñas animaciones.

Tengo entendido que tu padre era proyeccionista de cine

Prácticamente trabajó en todos los cines de Valladolid, pero cuando yo era pequeño ya casi lo había dejado debido a la exigencia y a la disponibilidad que exigía ese trabajo. Recuerdo haberle acompañado a la sala de cine del Colegio San José, y rebobinar las películas a mano para luego proyectar mediante arco voltaico.

En los últimos años has trabajado para el Ayuntamiento de Valladolid, para la Junta, el Teatro Corsario. ¿Hay un mercado para la animación en Castilla y León?

La verdad es que la mayor parte de mis trabajos son por cuenta propia o proceden de fuera. Castilla y León es una comunidad muy grande, pero con poca densidad de población, y la industria audiovisual es relativamente pobre. También estamos bastante cerca de Madrid y entonces las agencias de publicidad ni se plantean trabajar desde aquí. El desarrollo de una industria autonómica o local está relacionado también directamente con el hecho de lo que supone poseer una lengua propia, autóctona, que se protege más. Cataluña, el País Vasco, Galicia e incluso Andalucía tienen entidades que se ocupan de ello, y por eso en cualquiera de estas regiones, que además son más periféricas, existe mucho más tejido industrial.

Con este panorama, lo más sensato para un creador audiovisual parece emigrar.

Sí que existen estudios que hacen animaciones en 3D para las cortinillas de las televisiones locales, por ejemplo, pero si me estás hablando de animadores y cineastas con obra propia para exhibirse en cine, la mayoría de los que conozco, como Enrique Gato, han tenido que emigrar a Madrid o a otros destinos más remotos.

¿Y cómo vives tú entonces?

Diversificándome: me dedico también al cómic, a la ilustración. Actualmente, he terminado el segundo tomo de La Historia de Castilla y León en Cómics, que edita la Fundación Villalar, y estoy trabajando en el guión del tercer y último tomo. El cómic no deja de ser un arte secuencial, como el cine, en el que tienes que contar una historia, y por eso es un formato en el que me siento tan cómodo. También estoy moviendo por editoriales un álbum ilustrado, que narra la historia de un archivador que encuentra unos objetos que le cambian la vida? Soy un bicho raro (risas)

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información