Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
“Cuando tenía diez años ya tenía metido en la cabeza que quería ser campeona del mundo”

“Cuando tenía diez años ya tenía metido en la cabeza que quería ser campeona del mundo”

DEPORTES
Actualizado 08/03/2016 15:29

Entrevista a Ana Galindo, esquiadora española retirada y doble campeona de Europa; ha participado en dos Juego Olímpicos, cinco mundiales y nueve Copas del Mundo

El esquí es el deporte rey del invierno. En España hay muchas estaciones en las que se puede practicar este deporte. Las más importantes son las que se encuentran en los Pirineos. Ana Galindo, natural de Jaca, empezó desde muy pequeña a esquiar ya que tenía las estaciones muy cerca. Ha conseguido estar presente en dos Juegos Olímpicos y en Cinco mundiales. Su disciplina es el eslalon gigante, que requiere una gran formación y tener mucha técnica.

¿Cuándo empezaste en esto esperabas que pudieras llegar a ser una leyenda del esquí alpino?

Con cuatro o cinco años empecé a esquiar con mis hermanas y mis primos pero no me gustaba. Unos años después me metieron en el Club de Candanchú para hacer competición y ahí ya me entró un gusanillo tremendo. En ese momento es donde me di cuenta de lo que más me gustaba en este mundo era el esquí. A partir de entonces empecé a hacer carreras y se me daban bastante bien. Cuando tenía diez años ya tenía metido en la cabeza que quería ser campeona del mundo. No lo conseguí pero me quedé muy cerca. Estar entre los cuatro primeros fue un sueño para mí.

Los primeros años de juvenil, cuando empiezas a competir, lo normal es estar en torno a las quinientas mejores del mundo. Ir escalando posiciones, haciendo carreras y puntuando, es muy difícil. Estar entre los diez mejores es algo increíble. Las casas comerciales, dentro del esquí alpino, te hacen contrato en el momento en el que te encuentres entre los cien primeros del mundo. Ellos consideran que eso es ya llegar a un nivel muy alto y consigues empezar a hacer contratos y sponsors.

Como profesional del esquí alpino, ¿nos puedes explicar las modalidades que componen las pruebas a nivel internacional?

En la Copa del Mundo encontramos las especialidades técnicas que son eslalon y gigante. Estas modalidades son las que menos desnivel tienen y los virajes tienen un radio más corto. Son pruebas muy técnicas. Luego tenemos las disciplinas de velocidad que son: el supergigante, el descenso y una combinación entre el descenso, la más rápida, con el eslalon que es la más técnica.

¿Cuál es la velocidad máxima que has alcanzado en un descenso?

No lo se porque nunca me han medido la velocidad. Probablemente haya estado cerca de los 100 km/h más de una vez. Yo era más de las disciplinas técnicas como eslalon y gigante. También se me daba bastante bien el supergigante pero tuve un accidente bastante fuerte y a partir de ahí empecé a tener problemas con las disciplinas de velocidad. Para esas modalidades hace falta tener bastante corpulencia, si tienes menos volumen lo mejor son las disciplinas más técnicas.

¿A cuánta distancia están las puertas en el eslalon?

Pueden estar mínimo a diez metros, hasta quince o dieciséis. Estas distancias están perfectamente legisladas por una serie de normas. Existen unos reglamentos bastante extensos en cada una de las disciplinas. En ellos viene indicado la distancia entre una puerta y otra, el material que hay que llevar en cada modalidad y como tiene que ser. En este sentido, las marcas de esquí lo que hacen es ceñirse a las normas que dicta la Federación Internacional de Esquí. Esto se controla en la salida de las carreras y los jueces miran que cada uno lleve el material adecuado.

Con el avance de la tecnología va progresando también el material y la técnica y se van produciendo cambios en la norma en sí. Cada cierto tiempo se tienen que hacer revisiones y cambiar todo por la investigación y las nuevas tecnologías que van llegando. Son cambios que se van haciendo poco a poco y no suelen ser muy importantes.

¿Los esquís son diferentes para cada modalidad?

Por supuesto. Por ejemplo, los de eslalon son más cortos y tienen una anchura diferente a los esquís que se usan en la modalidad del gigante. En esta última, los esquís son más estrechos y más largos. Es todo un mundo porque hay uno para cada cosa.

¿Cómo es el eslalon en un Campeonato del Mundo?

En los Juegos Olímpicos te lo juegas todo a una carta. A diferencia de otros deportes que pueda haber varias fases, Aquí solo existen dos mangas. Se hacen sorteos dependiendo de cómo estés dentro del ranking, por ejemplo uno entre los nueve primeros y otro del noveno al quince y así sucesivamente. A partir del treinta sales por los puntos que tienes. Según cómo quedes en la primera manga saldrás en la segunda. El cómputo de los dos tiempos determina tu resultado. Si en la primera te caes quedas descalificado y ya no puedes disputar la segunda.

¿Influye mucho salir el primero o salir el último?

Sí, influye mucho. De hecho, cuesta mucho avanzar en el ranking porque en los primeros años llevas los últimos dorsales y la pista, después de haber pasado varios corredores, se va deteriorando. Por esto el avance también es lento. En los Campeonatos del Mundo las pistas están más cuidadas porque el reglamento lo dice. En estos casos, aunque salgas por detrás de varios competidores, la pista no está en tan malas condiciones. Para ello inyectan componentes químicos en la nieve y con ello hacen que se quede muy dura para que el deterioro sea menor.

¿Cuál es la sensación cuando sales en una carrera de la Copa del Mundo?

Para mí esos momentos eran de escalofríos. El momento más esperado es cuando llega tu turno, son unos minutos muy estresantes.

Después de la sensación con los pitidos en la salida, ¿qué sientes cuando cruzas la línea de meta?

La sensación es tremenda. Hay veces que las sensaciones no se identifican con el resultado. Por ejemplo hay ocasiones que te piensas que has estado muy bien y el resultado ha sido malo. También puede pasar lo contrario. El cruzar la meta es un momento de incertidumbre por ver qué ha pasado. Lo primero que ves es si te aplauden ya que es una buena señal. Después miras en la pantalla el tiempo que has hecho y ahí es cuando verdaderamente te das cuenta de cómo ha sido tu carrera.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información