Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
Carlos Vicente, escritor: «Mi poesía no es para advenedizos»

Carlos Vicente, escritor: «Mi poesía no es para advenedizos»

CULTURA
Actualizado 04/04/2016 13:27

El autor salmantino ha publicado su primer poemario, bajo el título La incertidumbre de lo definitivo

César Brito

Acude a la entrevista con estética mod impecable: jersey de pico, corbata perfectamente alineada y ese porte tan de trascender lo terrenal, tan de El Greco, si obviamos sus características gafas de pasta, que han sido una de sus señas de identidad mucho antes de que fueran terreno conquistado por los hípster.

Contradiciendo las apariencias, no obstante, Carlos Vicente no es un autor dado al exceso lírico, al preciosismo barroquista sin significado real. Quien ha seguido su trayectoria es consciente, pues este periodista, director y actor teatral -además de gestor cultural, dinamizador y otras mil cosas más- escribe con los pies muy pegados al suelo. Su obra es descarnada, ácida y escatológica, en el sentido más amplio del término. Profundamente humana, urbana y contemporánea. Su dardo no se pierde en entelequias, en su primera obra poética publicada por la editorial Sinthesis.

"He hecho poesía desde siempre, es un modo de expresión más"

En La incertidumbre de lo definitivo, ilustrado por Patricia Sánchez, Vicente cristaliza un personalísimo proceso de auto conocimiento y expresión "de lo que realmente soy". Esta pulsión expansiva, surgida a edad muy temprana, ha sido coherente y constante durante toda su vida desde terrenos tan heterogéneos como el psicoanálisis, el desarrollo profesional, la prosa, el teatro o la actuación.

En un momento de madurez personal y efervescencia creativa notable, la poesía, que le ha acompañado desde adolescente, encuentra una vía de escape justo ahora, cuando ha vivido lo suficiente y ha adquirido perspectiva para contar. "Sencillamente, surgió ahora la necesidad de contarlo así, a través de poemas. Aunque he hecho poesía desde siempre, cosa que no mucha gente sabía, es ahora cuando me encuentro a gusto expresándome a través de diferentes vías y actividades. La poesía es un modo de expresión más", asegura.

Feliz expulsando mierda

La poesía de La incertidumbre de lo definitivo, según sus propias palabras, "no es amable, o te encanta o la odias, es de ruleta rusa o de ruleta de casino. Me lo juego todo al rojo o al negro y no hay más. Sin medias tintas". Bajo esa determinación se sustenta una confianza ciega en lo que se es, en lo que se dice y se hace durante una vida, caiga quien caiga y sin buscar la sonrisa o la palmada fácil en la espalda.

Vicente conoce los riesgos. "Calificaría mi poesía como anal, desde el punto de vista freudiano, porque en este libro me he quedado en esa fase del psicoanálisis. Soy feliz expulsando mierda, directamente. Mierda con la que me siento feliz y muy tranquilo, ojo, porque todo lo que hay en el libro es lo que encontramos en la sociedad de hoy. Todos nos movemos por ese tipo de instintos y estoy tranquilo con esa mierda, porque sé que existe, que está ahí".

Los poemas de Carlos Vicente, además, responden a una neurosis simétrica constante. "No paro de tratar de cerrar círculos pero cuando los cierro me disgusto mucho. Es como cuando sacias un deseo muy grande y sientes un vacío al haber satisfecho una necesidad, muy intensa pero no siempre agradable. Mi poesía no es para advenedizos, me expreso así porque atravieso un momento en mi vida en el que me encuentro muy a gusto con quien soy y con lo que tengo dentro", dice.

"La corrección política es la gama de grises, el miedo a mojarse"

Para muchos, ese ejercicio descarnado de plasmar la suciedad, el sexo, la violencia y la ansiedad de principios del siglo XXI, ese deseo de navegar a contracorriente, es un soplo de aire fresco en un contexto social y artístico dominado por la corrección política. Un acto revolucionario. "Vivimos en una época en la que nuestros grandes males no están causados por la corrupción, sino por la corrección política. Porque todo el mundo sabía lo que había, pero nunca se había atrevido a decirlo, por miedo a perder lo que se había logrado. La corrección política nace del miedo -legítimo, yo no quiero perder lo que tengo- pero ha llegado un momento en el que la Literatura debe ser libre para contar, independientemente de la forma que adopte. La corrección política es la gama de grises, el miedo a mojarse. Pues bien, han llegado las lluvias torrenciales y hay que perder el miedo", afirma Vicente convencido.

Del mismo modo que las ilustraciones de Patricia Sánchez pueden adquirirse por separado, como las obras artísticas con entidad propia que son, los poemas de Carlos Vicente pueden leerse de manera aleatoria, pero es con una lectura lineal de La incertidumbre de lo definitivo con lo que se absorbe todo su significado. Bien puede tratarse de una patada en la ingle. Pero también un enhiesto y acusador dedo índice. Porque el rey va desnudo y se lo había callado todo el mundo.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información