Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
De la Gran Muralla China a las Murallas de Ávila

De la Gran Muralla China a las Murallas de Ávila

ÁVILA
Actualizado 04/04/2016 11:08

Un grupo de estudiantes venidos de China nos hablan de su acogida en la ciudad, las diferencias y parecidos entre ambos países, y de su principal cometido: aprender el castellano

José Garzón

Leo, Esteban, Robin o Juanito, en un principio, no parecen nombres chinos. Sin embargo, algunos de los estudiantes asiáticos que pululan en los últimos meses por nuestra ciudad se girarían al escucharlos. Con un gran sentido del humor y una pizca de resignación, al preguntarles sus nombres ya responden o bien con un diminutivo, o si la sonoridad permite su ´castellanización`, con el nuevo bautizo que les han asignado. Un forofo del Barça, incluso, ha querido emular a su ídolo Messi y por eso pide que le llamen Leo.

La misma dificultad que encontramos nosotros para pronunciar sus nombres se les presenta a ellos en el día a día con nuestra lengua. Por ello, casi una veintena de estudiantes han decidido aprender el idioma castellano, queriendo dominar la que ellos mismos consideran como la tercera lengua más ´poderosa` del mundo. Blanca, Susana y Nuria son las profesoras que les ayudan en su labor, y quienes imparten los cursos en la UNED. Según nos explican, estos van orientados en su mayoría a alumnos que desean acceder a la universidad en España o entrar en algún máster.

"En China los peatones son quienes han de esperar a que crucen los coches"

"En Ávila, cuando cojo el autobús, nos saludamos con el conductor. En la calle, generalmente, los coches se esperan. Si veo a mi vecino, le digo "¿Qué tal está usted?", y me dice: no me trate de usted". Robin, uno de los jóvenes estudiantes, expone así el asombro que le producen situaciones a priori cotidianas, pero que no son costumbre en China. Allí, según explica, solo se saluda a las personas que se conoce, los peatones son quienes han de esperar a que los coches crucen, y cuando ven una persona más mayor, deben tratarla siempre "de usted".

Distintas procedencias pero un mismo destino

"Un detalle puede chocar muchísimo", apunta Blanca, quién habla de las grandes diferencias en cuanto al método de aprendizaje. Desde alumnos que saben lo mínimo hasta algunos ya casi bilingües, todos comparten el trabajo duro centrado sobre todo en la gramática y la sintaxis, así como cierta reticencia a la hora de participar. "Aquí tendemos a corregir al momento, si alguien ha cometido un error. Ellos están acostumbrados a que una persona habla y habla y luego al final lo corrigen todo."

"Ávila para mí es un pueblo, porque Pekín es más grande que Ávila y no puedo andar de mi casa a la universidad. En Ávila puedo andar treinta minutos y llego de mi casa a la universidad." Zhao, una vecina de la capital china, compara sonriente la inmensidad de su urbe con su nuevo destino. Sin embargo no todos provienen de las principales ciudades; y es que uniendo los distintos puntos de origen de cada uno de ellos se podría trazar un mapa del país, el segundo más grande del mundo. Pero, a pesar de sus distintas procedencias, todos comparten algo: sabían muy poco de Ávila antes de venir.

Les asombra mucho la costumbre de los dos besos al conocer a otra persona

"Los españoles quieren hablar mucho con la persona que no conocen. Y también quieren ayudar a los extranjeros como nosotros." Con estas palabras, Leo expone la buena acogida que tuvo desde un primer momento, aunque al igual que el resto de sus compañeros señala las muchas diferencias que hay entre los dos países, tanto en los horarios como en el clima o la comida. Pero sobre todo la costumbre de los dos besos al conocerse. Robin lo ilustra con la historia del susto que se llevó cuando su casera le recibió estampando dos ósculos en sus mejillas.

Se quedarán en España

El pasado 8 de febrero celebraron el Nuevo Año Chino, el primero fuera de sus casas. Cuando hablan de las comidas tradicionales con la familia o los fuegos artificiales, un suspiro de nostalgia se cuela en sus relatos. Sin embargo Lily, otra de las estudiantes, olvida estos recuerdos y sonríe al rememorar la fiesta que organizó con su grupo, viendo el concierto de año nuevo chino, o pasando la noche en una discoteca.

Según sus profesoras, la mayoría tienen intención de quedarse en España. En general las clases suelen durar unos nueve meses, y explican que la mayoría se van incorporando a las cursos según llegan a España. A pesar de la diferencia que unos y otros tiene en el domino del español, todos ellos manejan el inglés perfectamente, bisagra que utilizan para entenderse en algunos momentos.

Su presencia ha traído cierto exotismo a nuestra tradicional ciudad

Aunque no han promovido ningún acto o encuentro para mostrar su cultura en Ávila, su presencia ha traído cierto exotismo a nuestra tradicional ciudad. Y a pesar de que nuestra muralla sea más humilde que la suya, aquellos que vienen de esa zona quizás no se sientan tan alejados de su casa aunque se encuentren a miles de kilómetros.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información