Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
Tomás Hijo, artista: “El que más va a disfrutar de esta exposición es aquel al que le gusta la mitología, aunque igual no conozca mucho la japonesa”

Tomás Hijo, artista: “El que más va a disfrutar de esta exposición es aquel al que le gusta la mitología, aunque igual no conozca mucho la japonesa”

CULTURA
Actualizado 04/04/2016 13:32

Monstruos y leyendas orientales de todo tipo en una muestra que sorprende por su estética y su luz

Diego Matos

Doctor en comunicación, profesor en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Salamanca, periodista, escritor, ilustrador... artista. Tomás Hijo parece un hombre del Renacimiento. Su perfil es tan variado como las técnicas artísticas que se perciben en sus obras. Muchas de ellas forman parte de colecciones privadas en varios países de Europa y América. Apasionado de la Tierra Media de J. R. R. Tolkien y de las leyendas urbanas. Yôkai, Kaiju, Mecha es su última exposición, que puede verse hasta finales de abril en el Centro Cultural Hispano-Japonés, centrada en el ámbito del mito, aunque dedicada únicamente a Japón, país que desde siempre ha admirado.

"Hasta hace poco era un intruso en el mundo artístico"

¿En qué momento te das cuenta de tu vocación artística?

El mío no es un caso precoz. Nunca fui el niño que mejor dibujaba de mi clase, aunque no se me daba mal. De hecho, siempre pensé que lo mío era la literatura (campo en el que también he hecho cosas), pero el amor por los libros mantuvo vivo mi gusto por la ilustración. Hasta hace poco me he considerado un intruso en el mundo artístico y creo que mis compañeros también me veían así.

Profesor en la universidad, escritor y también artista, ¿de dónde sacas tiempo para dedicarte a todo?

De mi cordura. Llevo mucho tiempo repitiéndome que tengo que hacer menos cosas, que tengo que ser más selectivo; pero cuando llega el momento, no puedo decir que no a un proyecto que me apetece. Ahora mismo estoy en un momento un pelín agobiante, porque me doy cuenta de que he llegado a una especie de límite y estoy a punto del desbordamiento.

En tus obras hay una mezcla curiosa de arte y artesanía. ¿Dirías que estás en un equilibrio?

La artesanía, para mí, se diferencia del arte en que supone la repetición hábil (virtuosa a veces) de esquemas más o menos fijos. La parte artesana de mi obra, que es la estampación de los grabados, ni siquiera la hago yo. Así que la balanza se inclina, creo, del lado de lo artístico.

Ahora te has centrado en los mitos japoneses para tu nueva exposición. ¿Cuándo empieza a gestarse la idea de Yôkai, Kaiju, Mecha?

Como a principios de año empezó la idea. Tenía muchas ganas de hacer algo sobre leyendas japonesas y estuve dándole vueltas a la posibilidad de hacer un libro o una serie de grabados como los que hago para cosas de Tolkien... pero de repente se me ocurrió que tal vez se pudiera hacer una exposición que combinara la idea de los monstruos japoneses con una técnicas nuevas de grabado que estaba aprendiendo en aquel momento con compañeros de la facultad.

Hice la propuesta al Centro Hispano-Japonés y a ellos les encantó. Me pidieron que la lleváramos todavía más lejos: desde los yôkai hasta Mazinger-Z, pasando por los kaiju, haciendo un recorrido por toda la historia de los monstruos de la literatura japonesa que podrían estar englobados en estos tres aspectos. Todos los monstruos que aparecen en la exposición son mi versión propia.

"La intención es mover después esta exposición a otras lugares"

¿Cómo ha sido el apoyo desde el Centro Hispano-Japonés?

Ha sido un apoyo total. Les gustó tanto la idea y la propia exposición que quisieron estrenarla dentro de la Semana de Japón (su momento más potente del año), que comenzó el 7 de marzo, aunque dura hasta el 22 de abril. Estuvo el embajador del país con su mujer, fue muy chulo. Gustó mucho. La intención es mover después esta exposición a otras lugares. Ya ha habido interés por parte de otras instituciones.

La exposición tiene una particular en la luz, ¿estaba pensada así desde el principio?

Iba a ser una exposición de grabados, pero a mitad de camino me di cuenta de que las planchas que estaba haciendo se podían aprovechar de una forma más interesante. Las monté sobre cajas de luz y se percibe el conjunto con dos luces distintas: tienen una luz normal, que permite que se vean como cuadros convencionales, y después hay veces que se apagan las luces de la sala y se encienden unas luces interiores y las piezas adquieren una especie de aura fantasmal, son como vidrieras.

"Incluso hay un Mazinger de cuatro metros"

En esta ocasión todas las piezas son inéditas, ¿ha sido un trabajo duro?

Muchísimo. Siempre digo en broma que he estado a punto de la lesión deportiva. En hacerlas todas he tardado dos meses. En ese tiempo he hecho once piezas grandes, que se miden por metros cuadrados. Incluso hay un Mazinger de cuatro metros. Todo está hecho con mucho esfuerzo físico porque la mayoría están realizadas con una técnica de grabado y eso significa que he ido tallándolas en las planchas. Al final pensé que iba a andar pillado, pero no por tiempo, sino por resistencia.

¿Cómo está siendo la acogida de esta exposición entre el público salmantino?

Desquiciada. En la inauguración se hizo una estampación de camisetas en vivo, que pensaba que iba a ser algo de fondo para que alguna gente, mientras veía la exposición, se pudiera llevar una camiseta. Pero fueron dos horas y media, casi tres, de colas de gente esperando para hacer su camiseta. Tuvimos que hacer una doble inauguración al día siguiente. He estampado más de doscientas camisetas... El primer día pasaron por la exposición más de quinientas personas y el segundo, otras doscientas o trescientas. La acogida está siendo extraordinaria. Me siento incluso un poco abrumado.

¿Qué es lo que se puede encontrar en esta muestra alguien que no sepa nada sobre estos seres tan particulares del imaginario cultural y mitológico japonés?

Lo que se va a encontrar es algo muy chocante para la mentalidad occidental. El que no sepa nada de leyendas ni de mitología de ningún sitio va a encontrar una colección de monstruos curiosos, divertidos, que resultan muy raros para nuestra forma de ver estas cosas. Son muy estrafalarios y siniestros; no son las hadas, los ogros y los dragones a los que estamos acostumbrados aquí.

El que conozca perfectamente la mitología japonesa va a encontrar una representación más de todos estos seres. Pero creo que el que más va a disfrutar de esta exposición es aquel al que le gusta la mitología y estos temas, aunque igual no conozca mucho la japonesa. Así se dan cuenta de las diferencias entre los mitos orientales y los occidentales.

Datos de la exposición

Yôkai, Kaiju, Mecha

Fechas: Del 7 de marzo al 22 de abril.

Lugar: Aula Magna 'S.M. La Emperatriz Michiko', Centro Cultural Hispano-Japonés.

Horario: de 10.00 a 14.00 y de 18.00 a 21.00 horas.

Entrada gratuita.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información