Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
Dios Te salve (4): El Gato Negro. 30th. Years Old

Dios Te salve (4): El Gato Negro. 30th. Years Old

OPINIóN
Actualizado 03/05/2016 07:01

Artículo de opinión de Jackobu

Corría el año 1986, ¡Al Cesar lo que es del Cesar!, a unos 13 o 14 otoños vista - según autores - de terminar el siglo XX y el milenio II, cuando en la humilde pero noble capital castellana también conocida como "la Bella desconocida", valga la incongruencia, cuna y sede de la primera universidad de España, a escasos metros de la calle de Los Gatos y coincidiendo con que dicho año se correspondía en el horóscopo chino con el año del tigre, inició la primera de sus 7 vidas "El Gato Negro".

De la mano de Quique Ramírez, "El mangüis" (con diéresis, como le denominó el Zufri), y en todo caso derivado de "mangarla", no de "mangar", arrancó El Gato en mayo de dicho año, en la flamante nueva zona, ya más lúdica que espiritual pero conservando, por la eclesiástica vecindad, el genérico nombre de "El Seminario", con fachada y puerta a la calle de San Marcos y, escaleras arriba, a la del Obispo Lozano, donde se ubican terraza y entrada principal, aunque nadie la conoce por la memoria a aquel Juan Lozano y Torreira, obispo, con fama de limosnero y pacífico, que llegó también a Senador.

Al tiempo brotaron en la zona garitos diversos: "Manneken Pis", "El Pancho", que todos conocemos como tal merced al oficio y tenacidad de su fiel María Antonia, aunque no tuviera nunca rótulo, "El Cristal" si acaso al inicio; "El Trastevere", "La Santa Sed", el "Mat" de los Matilla, al que se accedía por abajo y por arriba (poca gracia hacía a sus propietarios el tránsito sin peaje), el "Tente Bonete", el de las célebres "Patatas Alabama"® que a aquellas horas satisfacían las exigencias de los más selectos, y "El Punto", y final, cono cido por "El Nitrato de Chile". Arriba, en Obispo Lozano se ubicaba "El Vaticano".

La parroquia del Gato Negro era más de "peras" o "pijos Oxford" que de "chachas", como cuenta Goyo (perdón, Don Gregorio, ¡que se note el debido respecto al señor editor), aunque para el todos éramos pijos en aquel Palencia del 86, con un estilo "Retorno a Brideshead" pero más de sport, que dicen que es fácil distinguir a un palentino en la Playa de Benidorm por el jersey anudado al cuello. No llegábamos a fresas, chetos, gomelos o sifrinos, pero tampoco predominaban los glams hippies, góticos o punkies, aunque nunca se discriminó en "El Gato" por pertenencia a tribu urbana, razón de fe, ideología o raza.

Recuerdo aquellos comienzos, duros, y ? sin un duro, que nos contaba Quique en las noches de Cabirio de nuestras vacaciones estivales, en Palencia "de precepto", aprovechando la escasa aunque fiel clientela de los días "nefasti", o sea? "no festivos", que se nos iban vivas las noches (a veces nos pillaba el manazas, ¡y la maña?. aún nos habla!) dando cuenta de uno (más bien dos) paquetes de Camel Turkish Royal del color de Palencia (light, para que no dijeran que no nos cuidábamos) con sucesivas pomadas de Don Facundo Bacardí, con coca cola® (también light) hasta que acababan las diez y las once cassettes empalmadas en aquel aparato de última tecnología que alucinaba al Zufri y liberaba a Enrique de tener que ir a cambiar o dar la vuelta a la maxwell / tdk cada media hora (las de 120 minutos no daban buen resultado) y de pagar un Dj entresemana (entonces no era un deejay sino un discjockey, pinchadiscos, pincha a secas o incluso "alcapone".

Tuvo Enrique que brear en la obra, y no de arquitecto como hubieran deseado Don Celso y el ex alcalde sino currando a lo grande, con piqueta y paleta y de aquí para allá en acopio de materiales con "historia" para otorgar al bar, y a fe que lo logró, personalidad y enjundia. Las vigas proceden de la cercana "Casa del Cordón", hoy Museo Arqueológico, derruido el interior por mor del estilo "brutalista" (con perdón, que no es nuestro el término) del insigne arquitecto, maño él, aunque palentino de pacencia y universal por su obra, Don Luis Arranz Algueró. Los "aramboles" y barandales, salieron, y a golpe de hacha, del antiguo despacho de Don Carlos Gusano, Director General de la Caja de Ahorros en los 40. Las rejas de forja artesanal que hacía años esperaban pacientes destino digno en la casa del abuelo en Villalobón, procedían de la ya hacía años desmontada antigua tabacalera y casa familiar del Comandante Ramírez, que aún nominaba en el 86 aquella calle en cuyo patio un enorme "árbol del paraíso" dio origen al nombre precedente y vuelve a dárselo en la actualidad, aunque el arbusto que hoy adorna la entrada a la calle por la plaza de la referida "Casa del Cordón", como el Castaño del "Patio" nada tiene que ver con sus antecesores,

Los ladrillos, caravista, proceden de la histórica tejera de Don Cándido Garcia Germán de la que hoy preocupa la conservación de sus chimeneas, las exclusivas vidrieras policromadas vinieron de León, no por supuesto de La Catedral en cuyo claristorio se citan con la gloria los vitrales más célebres y espectaculares del arte ojival, en tanto que el urinario del aseo, ubicado junto a lo que inicialmente fue el comedor y luego sala de billar, no sé dónde lo consiguió pero sí, si no lo digo reviento, que lo colocó según le caía, obligándonos a algunos a flexionar en exceso en las inevitables labores de alivio.

Ni que decir tiene que no había wi-fi en la zona pero tampoco lo echábamos en falta porque no había móviles, ni por supuesto internet, ni WhatsApp, ni redes sociales, aunque estaba recién estrenado el revolucionario fax de aquel papel térmico en rollo que se borraba antes de un año, aunque aún no era práctico porque?. en los principios no había muchos usuarios con fax.

En el 86, el pc era? el partido comunista, que los ordenadores medían la capacidad por kas, ni siquiera por megas, y lo de tener uno personal era más que un lujo, pues una super com putadora de 66 megas (33 fijos y otros tantos removibles) costaba lo que dos apartamentos en primera línea de playa, y había que tenerlo en un cuarto con aire acondicionado para envidia de los currantes, legionarios y lebreles.

La música del Gato Negro fue siempre de absoluta vanguardia. A escasos meses de la apertura tenía ya más elepés que Pipe y decenas de cassettes con toda la música mezclada, que entonces no se podía bajar por internet, hasta que llegaron los cedés, jubilando a los vinilos aunque aún con precio prohibitivo entonces, por no hablar de los "paioners", que así llamábamos a los equipos de música en genérico, que brincaban del medio kilo parriba, de pesetas de vellón, obviamente, los más normalitos, y?. medio kilo, que ahora no son más que 3000 míseros euros, imponían respeto.

El 86 fue declarado por la ONU como "El Año de la Paz". Tyson se convirtió en el campeón del mundo más joven de la historia y en futbol, las cosas eran distintas: España seguía sin pasar de cuartos pese a haber organizado el mundial , la Champions era La Copa de Europa, la jugaba un solo equipo de cada país y el que nos representó ese año, el Barcelona, no pudo alzarse con la victoria en la final de Sevilla, elevando a la gloria a un tal Duckadam, portero del Steaua de Bucarest y a la postre balón de oro a un tal Igor Belánov. En clave local: el Palencia C.F. desapareció ese verano por el sumidero de las deudas.

Con el cambio de milenio, gastó El Gato la primera de las vidas y no fue por causa de gata sino de la "perra" vida que un barman de noche que obligo a Enrique y a Nines, su fiel compañera y esposa, a dar un giro de timón, dejando el bar en manos de Roberto, para poder dedicar la atención que requería la educación de "los chiguitos", volviendo a hacerse cargo y relanzarlo hace 4 años entre toda la familia.

30 años en los que una decena de generaciones (tomando las generaciones como variaciones de n elementos de 3 en 3, que aun así difieren las mentalidades entre una y su inmediata) hemos pasado por este emblemático local que hoy desarrolla su tercera vida de la mano de Quique y Nines con la gran ayuda de sus hijos, Diego e Irene (dos fenómenos), con trabajo y con buen hacer.

Felicidades.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información