Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Canal de YouTube
Ávlared Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
Compartir:

OPINIóN

Las redes: colmenas humanas

Esclavitud en Internet
Esclavitud en Internet
Actualizado 03/05/2016 07:02:04
Redacción

Artículo de opinión de Alfredo Rodríguez

Si uno observa de cerca el comportamiento de las abejas, percibirá que parecen regirse por una coordinación extraordinaria, como si tuviesen un cerebro colectivo regido por la reina del enjambre. Y hoy, en nuestras vidas, hay un cerebro colectivo de banda ancha que nos hace estar permanentemente conectados a él las veinticuatros horas del día. La inmensa mayoría de personas lo consideran algo liberador, un instrumento ideal para expandir nuestras vidas más allá de la realidad que cada uno de nosotros hemos de vivir. Y no voy a ser yo quien reniegue de los avances tecnológicos, todo lo contrario: los considero la mejor herramienta que ha tenido el hombre a su disposición para ejercer su derecho a la información, para ejercer su libertad, un instrumento que ha permitido eliminar los límites de espacio y tiempo, un medio que nos facilita la vida, que nos permite -bien usado- disfrutar de más tiempo de ocio, una herramienta que, de haber existido hace setenta y tantos años, hubiera evitado, por ejemplo, el holocausto.

"Las redes nos están transformando en esclavos gozosos de formar parte de un cerebro colectivo"

Pero dicho esto, no me cansaré de repetir, cuantas veces crea necesario, que ese cerebro colectivo de Internet y sus redes sociales está alcanzando cotas de control ciudadano y sometimiento social que acabarán por convertirnos, con gusto eso sí, en una sociedad esclavizada al servicio de una minoría elitista convertida en reina de la colmena. Las redes nos están transformando en esclavos gozosos de formar parte de un cerebro colectivo, despojándonos poco a poco de la palabra, de la escritura, del contacto, de la mirada del otro, convirtiendo así lo virtual en real y lo real en virtual.

Alejados de la realidad

Estar conectados constantemente hace de hombres y mujeres personas compulsivas, obsesionadas, capaces de dejar escuchar a quién nos habla por atender el último WatshApp, expectantes por ver cuántos comparten lo último que hemos subido a la red. Todo ello nos aleja, cada día un poco más, de nuestra realidad, que por muy dura que sea, es la única verdadera, la otra, la que vivimos en las redes sociales, es una impostora. Nunca pensamos que cuando subimos nuestro perfil a Facebook, a Instagram, a Twitter, solo subimos aquella parte de nuestra persona que a nosotros nos parece la buena.

"Nos disfrazamos para que los demás nos vean como quisiéramos vernos a nosotros mismos"

Nos disfrazamos para que los demás nos vean como quisiéramos vernos a nosotros mismos. Es más fácil y satisfactorio vivir un mundo de impostura virtual que la realidad que cada uno de nosotros tenemos que vivir, la cual muchas veces nos supera... Y esto acaba convirtiéndonos en adictos y, lo que es peor, en seguidores de otros, en esclavos, porque como predijo Georges Orwell: la tecnología de la información acabará por oprimir aún más a los individuos, individuos que, en contra de lo que se piensa, no somos más sociales, sino más individualistas.

Cada uno puede hacer el uso que quiera de Internet y sus redes sociales, pero hay que advertir que la tecnología digital siempre modifica, aunque sea sutilmente, nuestra conducta, nuestras relaciones personales y, sobre todo, modifica profundamente nuestra forma de pensar porque nuestro criterio siempre estará sometido al número de dígitos que aparezcan en la casilla pertinente de nuestra red social. El espíritu de colmena se va adueñando a pasos agigantados de nuestra voluntad y acabaremos satisfaciendo los sueños de unos pocos que sueñan en convertirse en reinas del enjambre.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información