Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
Entre el fenómeno fan y el deporte

Entre el fenómeno fan y el deporte

DEPORTES
Actualizado 04/05/2016 07:13

Llega a Salamanca el 'Quidditch Muggle', una nueva forma de ocio deportiva salida de las páginas y de las películas de Harry Potter

Diego Matos

Cuando la escritora británica J. K. Rowling publicaba en 1997 la primera de las novelas de su famoso niño mago, Harry Potter y la piedra filosofal, no podía imaginar el éxito que tendría su creación a todos los niveles. Cuando en 2001, Warnes Bros, estrenaba la primera de las películas basada en la saga literaria y presentaban el universo mágico al gran público, no podían imaginar que el quidditch, el particular deporte que practicaban en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, saltaría de la pantalla y de las páginas al mundo real; pero lo hizo.

La adaptación del deporte del fantástico universo de Rowling se ha traducido como un deporte de equipos mixtos, de chicas y chicos, cercano al rugby, al balón prisionero y al balonmano, con escobas, ´porterías` circulares y una snitch dorada (aquella mítica pelota pequeña voladora que Harry atrapaba para ganar los partidos) humanizada. "La snitch es un jugador neutro con un calcetín amarillo que tiene una pelota de tenis dentro y la lleva en la parte de atrás, en la cintura colgando. Sale al juego más o menos a los veinte minutos del comienzo. Si se le atrapa y se le consigue quitar, aporta más puntos al equipo", explica Alejandro Hernanz, capitán de Salamanca Quidditch, la formación de la ciudad.

De la ficción a la realidad

Cuando no se tienen poderes mágicos, ni escobas voladoras, jugar al quidditch cambia. Por eso, los muggles (humanos no magos, en Harry Potter) han tenido que adaptar las reglas. La mecánica del juego es sencilla. Se trata de marcar más puntos que los rivales, consiguiendo que las pelotas pasen por los aros contrarios.

En cada equipo hay tres ´Cazadores` (que son los encargados de pasar una de las pelotas, que llaman quaffle y colarlas por los aros), que van de blanco; dos ´Golpeadores` (que tienen su propio tipo de pelota, las bludgers), marcados con el color negro; un ´Guardián` (que intenta cubrir los aros, protegiendo su cercanía), de verde, y un ´Buscador`, de amarillo, cuyo objetivo es intentar hacerse con la snitch. En total, cada equipo está formado por siete jugadores, más suplentes, que deben estar listos para los posibles cambios. Cada tanto vale diez puntos y conseguir la bola dorada aporta treinta más. Como hay que mantener controladas muchas partes del juego se cuenta con la participación de seis árbitros en cada partido.

"Todos los jugadores llevan entre las piernas una escoba"

Todos los jugadores llevan entre las piernas una escoba, que es parte de la complicación. "Las escobas las fabricamos nosotros, con palos de PVC. Aunque ahora están pensando la opción de tener que comprar escobas oficiales, dentro de la equipación, para que las de todos sean iguales. Estamos en la fase de testear esta idea", explica Hernanz. Parece un juego complicado, pero no lo es. Lo que sí requiere es compromiso, entrenamiento y ganas de hacer algo diferente.

"Nosotros entrenemos en Salamanca tres días por semana. Normalmente los martes, los jueves y los sábados, aunque no tenemos una hora cerrada, sino que vamos cambiando en función de las disponibilidades de todos. Vamos al parque Nicar o a los Jesuitas", completa el capitán.

Historia del quidditch real

El quidditch es un deporte creado en el siglo XXI. Nace en el 2005 en la Universidad de Middlebury, en los Estados Unidos. Fue creciendo y desarrollándose, edición tras edición, cada vez sumando más equipos universitarios, dentro y fuera de Norteamérica, hasta llegar a Europa y a Asia. El reglamento oficial de la IQA (Asociación Internacional de Quidditch) tiene 170 páginas y está en constante revisión. Ahora, once años después, la competición está reglada, existen copas y campeonatos nacionales. La comunidad de jugadores está muy viva.

Salamanca Quidditch se formó en el año 2015 y en este año de vida han ido cambiando los componentes del equipo. "De los iniciales quedamos pocos, pero buscamos miembros nuevos y ahora ya tenemos una formación consolidada", revela Álex Hernanz.

Para fans y no tan fans

No importa que no tengan Nimbus 2000, ni Barredoras o Saetas de Fuego (famosas escobas de la ficción), porque los jugadores del equipo local tienen energía y ganas para hacer que este nuevo deporte triunfe en la ciudad del Tormes, al igual que ya lo hace en otros lugares de la geografía española y del resto del mundo. En España hay equipos en Andalucía, Cataluña, Galicia, Vizcaya, Madrid, Valencia... aunque en Castilla y León sólo está este equipo salmantino.

En el quidditch real no hay magia, tan sólo se puede ganar con tesón, fuerza de voluntad y entrenamiento. Al igual que ocurre en todos los deportes. Buscan su sitio y alejarse de las etiquetas de ´frikis` o ´geeks`. "Muchos de los que juegan a esto son fans de Harry Potter, claro, pero otros tantos no. Es un deporte de contacto, muy completo y diferente. Va dirigido a aquellos que no quieren dedicarse a un deporte convencional. Y este año, en España están intentando desvincularlo de los productos de Harry Potter", detallan desde el equipo salmantino.

Tan sólo se puede ganar con tesón, fuerza de voluntad y entrenamiento

Salamanca Quidditch cuenta con un equipo de quince personas y se financian con sorteos de material (que elaboran de forma artesanal, como varitas o colgantes), participación de eventos y con la cuota de los socios, ya que están formados como asociación. Aunque no obtienen ayudas institucionales, como sí ocurre con equipos de otras ciudades como en Pontevedra, que el equipo está financiado por el ayuntamiento, buscan colocar a la ciudad en un buen puesto de la competición. Sus colores son el morado y el blanco, homenajeando así los que llevaba el equipo local, la extinta Unión Deportiva Salamanca, a la que también rinden tributo en su logo.

Esta nueva alternativa de ocio, que está a medio camino entre el fenómeno fan y el deporte, continúa creciendo en popularidad y madura como un juego dinámico y competitivo envolviendo el componente físico, con una estrategia compleja y variedad de habilidades.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información