Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
La iglesia de Cerbón contaba en su origen con dos cubiertas a dos aguas

La iglesia de Cerbón contaba en su origen con dos cubiertas a dos aguas

SORIA
Actualizado 31/05/2016 17:45

La Junta avanza en las obras de restauración del templo de San Pedro Apóstol, unas labores incluidas en el proyecto Soria Románica II con un presupuesto de 326.356 euros. Actualmente se trabaja en el rejuntado del edificio por el exterior y en la preparación de las nuevas estructuras de cubierta

La Junta de Castilla León viene acometiendo, desde finales de enero, las obras de restauración en la iglesia de San Pedro Apóstol, en Cerbón, financiadas por la Consejería de Cultura y Turismo, con una inversión de 326.356 euros, con el apoyo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional.

El delgado territorial, Manuel López, junto con el alcalde de la localidad, Eusebio Aguado; el delegado diocesano de Patrimonio, Juan Carlos Atienza; el párroco, Antonio Arroyo; el jefe del Servicio Territorial de Cultura, Carlos de la Casa, y técnicos de Patrimonio, así como responsables de la dirección de obra y de la empresa adjudicataria de los trabajos, han visitado esta mañana de martes la localidad de Cerbón para comprobar la evolución de estas obras, incluidas en el proyecto cultural Soria Romántica II. Esta intervención tiene como objetivo rehabilitar la peculiar tipología arquitectónica del monumento y recuperar una imagen del templo más clara, poniendo en alza la percepción global del conjunto.

El proyecto, dirigido por el arquitecto Orlando Yagüe de Miguel y ejecutado por la empresa restauradora Construcciones Javier Herrán, S.L., pretende garantizar la protección del edificio frente a la acción de los agentes atmosféricos con medidas que conlleven un bajo nivel de mantenimiento en el futuro, y contempla la actuación en la envolvente exterior de la iglesia (fachadas, cubiertas y terreno circundante).

El rasgo más llamativo de este templo románico, de finales del siglo XII, son sus dos naves, iguales y paralelas, rematadas con otros tantos ábsides semicirculares, característica que comparte con la cercana iglesia de la Virgen de la Peña de Ágreda. Fue declarado Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, en noviembre de 2014.

Hallazgos significativos

Hasta el momento se han realizado trabajos de desmontaje de varios muros de mampostería no coetáneos del edificio, instalación de los andamios y sobrecubierta de protección; se han picado las juntas exteriores de toda la iglesia, desarmado las cubiertas del templo, y retirado parte de los rellenos que cubrían las bóvedas, así como la escalera de madera que subía al campanario en la torre.

Todas estas labores han tenido seguimiento arqueológico, permitiendo comprobar, entre otros hallazgos, que originalmente el templo estaba dotado de dos cubiertas a dos aguas, cubriendo cada una de las naves que lo forman.

Durante la excavación de los rellenos de las bóvedas en la confluencia de ambas naves se ha documentado la aparición de una canal de fábrica de 33 centímetros de anchura e inclinación hacia el oeste, formada por piedra bien aparejada y en coincidencia con la línea de arcos que separa físicamente las naves en su interior.

Actualmente se trabaja en el rejuntado del edificio por el exterior, así como en la preparación de las nuevas estructuras de cubierta, tanto de la nave como de la torre, y en la fabricación de la nueva escalera de acceso al campanario de la torre, según el proyecto definitivo.

Ejemplo singular del románico peninsular

Su construcción se distingue por presentar unas características arquitectónicas muy peculiares, con planta de dos naves paralelas rematadas por sendos ábsides semicirculares, lo que la configura como un caso singular en la arquitectura románica soriana y peninsular, de la que solo hay una semejanza, como ya se ha citado, en la iglesia de Nuestra Señora de la Peña de Ágreda, aunque en este caso la cabecera está muy modificada y en Cerbón se mantiene la original.

En su interior destaca principalmente esta particular estructura y peculiar distribución, consecuencia de la existencia de estas dos naves paralelas y del presbiterio, divididos por medio de arcos con una curiosa disposición, creando una sistema de contrarrestos. Las naves, en principio, debieron ser de tres tramos separados por dos fajones apuntados apeados en pilastras adosadas al muro. En la actualidad, un gran arco de medio punto rebajado comunica ampliamente ambas naves, salvo en el último tramo que no llegó a ser alterado y se comunica por un pequeño arco apuntado.

Al exterior, la planta aparece perfectamente definida, así como la distinta altura de las naves y del presbiterio. Es una construcción de mampostería de lajas, típica de la zona, reforzando las esquinas con sillares. Los ábsides semicirculares con ventanas en aspillera tienen como única decoración un friso de canecillos de talla muy tosca.

En el muro meridional se abre la portada mediante tres arquivoltas sobre columnillas rematadas con toscos capiteles ornamentados. Una inscripción hace referencia a la fecha 1904, que responde a la construcción de un porche hoy desaparecido. A los pies se sitúa la torre, que al igual que la sacristía y la capilla son añadidos de los siglos XVI y XVII.

Dado que el monumento se encuentra en un paraje ligeramente elevado y aislado, uno de los objetivos de la obra es garantizar la protección y salvaguardar el edificio y su entorno de la acción de los agentes atmosféricos. Además, la actuación en las parcelas exteriores tiene como fin posibilitar la correcta percepción del bien como elemento integrado en el territorio en el que se asienta.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información