Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
Dos años marcando el paso

Dos años marcando el paso

DEPORTES
Actualizado 06/06/2016 07:12
Israel Molina y Beatriz Gas

El Club Deportivo Centro Ecuestre de Salamanca lleva inculcando su amor por los caballos desde su inauguración en marzo de 2014; Este reciente mes de mayo han ganado la Liga Interclub de Castilla y León en la categoría de un metro diez

Como cada tarde, Herbie Van Overis espera en su cuadra. Mientras engulle kilos de pienso y forraje y bebe más de 30 litros de agua diarios, José Brufau se emociona al hablar de ella. "Es la estrella de la casa" comenta orgulloso el jinete y director del Club Deportivo Centro Ecuestre de Salamanca. La cuida y la mima; la va preparando para el entrenamiento del día. "Hoy le toca montarla a mi hija", explica el padre de Marta Brufau, una de las integrantes del equipo de un metro diez que se acaba de proclamar campeón de Castilla y León.

Un equipo campeón

Junto a padre e hija, Elsa Iglesias, Patricia Cuesta, Aurelia Merillon, Blanca Mateos y Alejandro Navarro completan el equipo de equitación salmantino que el pasado 8 de mayo posaba feliz después de conseguir el primer puesto de la prueba de 1,10m de la Liga Interclub de saltos de Castilla y Leon 2016. "El principal objetivo es aprender y mejorar, pero cuando compites siempre quieres ganar", comenta José Brufau, quien ejercía de capitán del equipo. Aurelia Merillon, por su parte, se muestra exultante. "Fue algo genial", cuenta radiante la amazona de origen francés, que compagina su trabajo y dedicación en el Centro Ecuestre con otro empleo. "No es fácil mantener todo esto, hay mucho gasto en comida y en bebida. Tenemos 33 caballos, que son 33 seres vivos, que sienten y que piensan. Necesitan muchos cuidados".

«Tenemos 33 caballos, que son 33 seres vivos, que sienten y que piensan»

La competición constaba de ocho pruebas en ocho localizaciones diferentes de Castilla y León y la victoria se certificó en la última fecha en Zamora. Para ponerle un poco más de pimienta a la competición, la victoria se decidió después de un empate a puntos entre el equipo burgalés y el salmantino. Debido a esto, los tiempos dictaron sentencia en favor del equipo que capitaneaba José Brufau. "Tuvimos una penalización de cuatro puntos que pensábamos que nos iba a costar el triunfo, pero ellos repitieron penalización y empatamos", explica Aurelia visiblemente emocionada. Gracias a que el equipo del Club Deportivo Centro Ecuestre de Salamanca hizo la prueba a mayor velocidad que los burgaleses pudieron obtener la victoria final. José Brufau valoraba todo esto de la siguiente manera. "Además de intentar no derribar, siempre tratamos de hacer las pruebas lo más rápido posible y gracias a eso pudimos ganar esta vez. Lo más importante fue ver como todo lo que hacemos en los entrenamientos quedó plasmado en la competición".

«Empezamos con unos 20 alumnos y ahora tenemos más de 120 de todas las edades»

Al tiempo que conversamos sobre el reciente éxito obtenido por el equipo, Aurelia nos muestra las instalaciones y nos va explicando la historia del Centro Ecuestre. "Estas instalaciones las tenemos alquiladas desde marzo de 2014. Al principio fue complicado mantenerlo todo, pero poco a poco lo hemos ido consiguiendo. Empezamos con unos 20 alumnos y ahora mismo tenemos cuatro profesores y algo más de 120 alumnos de todas las edades, desde que un niño empieza a controlar su cuerpo hasta que un adulto deja de hacerlo". José Brufau, mientras la escucha atentamente, echa la vista atrás y recuerda esos complicados inicios. "Ha sido necesario mucho trabajo y mucho esfuerzo hasta llegar hasta aquí".

La importancia de la formación

El jinete, quien posee el título de técnico superior en equitación, explica la importancia de la formación. "Nos hemos preocupado de ello. Diana Martínez es técnico de nivel uno, Marta es técnico de nivel dos y mi hermano es monitor de turismo ecuestre. Y yo dispongo del título de mayor rango. Es muy importante aprender cada día. Hay que estar siempre con los ojos y las orejas muy abiertas", afirma Brufau, mientras va preparando el entrenamiento del día. "El equipo de competición entrena todos los días a partir de las ocho. Es muy importante para conseguir un buen feeling con el caballo. Es un ser vivo y no una máquina. El gran objetivo del jinete es entender bien al caballo".

«El gran objetivo del jinete es entender bien al caballo»

Mientras su charla transcurre con aparente serenidad, Marta Brufau va poniendo 'guapa' a Herbie para la sesión del día. La acaricia constantemente, la habla, la susurra y la tranquiliza. Ella nos explica que es el caballo que normalmente monta su padre y, por lo tanto, tiene que ser cuidadosa. "Este es un deporte en el que tomamos decisiones dos seres vivos. Yo tengo que entender al caballo y el caballo tiene que entenderme a mí. Los dos tomamos decisiones al mismo tiempo", nos explica la amazona antes de comenzar su entrenamiento.

Se acercan las ocho de la tarde, el atardecer va cayendo y poco a poco los alumnos llegan al Centro Ecuestre. Todos se preparan cuidadosamente y escuchan a José Brufau hablar de cómo debe ser el entrenamiento de un jinete o de una amazona. "Si te lo tomas como un hobby no hace falta una buena forma física, cualquier peatón lo puede hacer. Pero es como todo, para competir sí te tienes que preparar mejor, echar muchas horas encima del caballo, es un deporte muy técnico y en el que se necesita mucho control sobre tu cuerpo". Respecto a los peligros del deporte, Marta Brufau lo explica con sinceridad. "No es un deporte peligroso como tal, llevamos mucha protección y hay mucha seguridad pero sí que es verdad que hay unas modalidades más peligrosas que otras".

Un chaleco que hace función de airbag

Esta seguridad, además de los cascos habituales, se ha reforzado recientemente con un chaleco que hace función de airbag por si te caes del caballo. Aurelia Merillon y Marta Brufau nos lo explican de la siguiente manera. "Realmente es un chaleco para motos pero hace aproximadamente un año lo han adaptado para que lo podamos usar también los jinetes. Va cogido a la montura y si tú te separas cierta distancia de la montura salta inmediatamente. Y hace la misma función que un airbag."

Todas estas palabras se plasman posteriormente en el entrenamiento, que transcurre en dos escenarios diferentes, uno cubierto y otro al aire libre. "En Salamanca hay un clima complicado, así que normalmente entrenamos dentro, aunque en estas fechas ya podemos salir más". La clase transcurre con normalidad, siempre con el objetivo de preparar la siguiente competición. "Hay que preparar a los caballos con unos días de antelación, hay que ponerles obstáculos a la altura que se vaya a saltar en la competición, pero no exigirles demasiado en los días previos", explica José Brufau, que dirige la clase desde dentro.

«Ni es un deporte caro ni elitista»

Respecto al seguimiento que la equitación tiene en términos generales, las reflexiones de los jinetes y amazonas apuntan en la misma dirección. Marta Brufau explica con sinceridad que "la gente lo ve como un deporte caro", mientras que las palabras de su padre apuntan a un aspecto diferente, "se tiene a la equitación como un deporte elitista. La gente solamente ve a un jinete bien vestido encima de un caballo, pero no ven todo esto, lo que hay detrás, el trabajo y el sacrificio que hay que hacer para llegar hasta ese momento. Se puede comparar con Nadal. Sabemos que gana pero también sabemos que gana porque se pasa todo el día entrenando. Pues esto es igual".

Además de estas primeras reflexiones, Aurelia Merillon y Marta Brufau aportan un nuevo motivo. "Todos tenemos amigos que nos han dicho muchas veces que lo que hacemos es muy sencillo porque lo hace todo el caballo. Luego, cuando alguna vez vienen, se dan cuenta de lo duro que es. No aguantan más de veinte minutos y se pasan varios días que no se pueden mover llenos de agujetas".

«En la pista todos queremos ganar, fuera de ella somos amigos»

A pesar de que no es un deporte excesivamente seguido por la sociedad y por los medios de comunicación, Marta Brufau habla del buen ambiente que hay en las competiciones. "Se reúne mucha gente, porque son pruebas en las que participa muchas personas en diferentes categorías y solamente con los familiares se ve bastante ambiente. A pesar de que la entrada es gratuita, por desgracia suele ir poca afición". Sin embargo, este buen ambiente no está reñido con la competitividad. "En la pista todos queremos ganar, fuera de ella somos amigos, hay buen rollo y compañerismo, pero dentro todos vamos a por todas", explica la amazona salmantina.

Cita ineludible en Béjar

Digerido ya el éxito en el Campeonato de Castilla y León, toca ya pensar en el futuro más cercano. Los próximos días 5, 6 y 7 de agosto el Club Deportivo Centro Ecuestre de Salamanca organiza, en colaboración con el Ayuntamiento de Béjar, un concurso nacional dos estrellas que llena de ilusión al equipo. José Brufau nos habla sobre ello, "estamos muy contentos con este evento. El Ayuntamiento de Béjar se está volcando. Nos deja unas instalaciones que son fantásticas y esperamos que salga todo de la mejor forma posible".

Además, la propia Aurelia Merillon explica que van a intentar abaratar las inscripciones al máximo. "Es un dos estrellas y eso hay que pagarlo, pero aunque haya que bajar los premios para los ganadores, vamos a intentar que se apunte mucha gente, bajando las inscripciones de las pruebas más pequeñas, para que puedan venir el mayor número de niños posible. Pondremos los precios mínimos".

Respecto al contenido del concurso, José Brufau explica que "probablemente se disputarán pruebas sociales o territoriales para iniciación de cincuenta, de ochenta y de un metro y pruebas oficiales de un metro diez, un metro veinte y un metro treinta". Para que cuando lleguen estos primeros días de agosto y Herbie y el resto de la cuadra estén listos para el evento, José Brufau, Marta Brufau y Aurelia Merillon seguirán cuidando de cada detalle, seguirán sonriendo cada día al llegar al Centro Ecuestre y seguirán poniendo su corazón al servicio de los caballos.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información