Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
La Malena: paso de generaciones

La Malena: paso de generaciones

SALAMANCA
Actualizado 06/06/2016 07:32
Grisel Rodríguez

El viejo puente romano, en los caminos de la Ruta de la Plata, es una máquina del tiempo

Hay lugares del pasado que, sin un motivo lo suficientemente claro, son cautivadores por lo que evocan. La belleza, entonces, tiene un matiz histórico y el concepto de lo bello se viste de misterios de lo pasado, de lo que no vimos. Y nos quedamos admirados con algo que supera el hecho concreto de un vestigio de quienes nos precedieron. Y comenzamos a imaginar.

De estos sitios con el poder del encantamiento está poblada España y uno de ellos, sin ser una catedral visible desde lo lejos, se conserva alejado de la miradas, perdido entre los bosques y las flores de la primavera sin una referencia que nos indique que no estamos en la Vetonia, en un punto de la Vía de la Plata, la calzada construida por los romanos que cruzaba de sur a norte el espacio entre la Augusta Emerita y la Asturica Augusta: Mérida y Astorga, pasando por Salamanca. Esa pequeña reliquia es el puente de La Malena, sobre el Río Cuerpo de Hombre. Y es una máquina del tiempo.

La máquina del tiempo, más que imaginación

El viaje al pasado comienza cuando el caminante percibe que aquel puente que ha sobrevivido desde algún momento impreciso antes de Cristo, sigue en su sitio como testimonio físico y sucumbe a la necesidad de fantasear sobre los viejos escenarios de la historia. Y se agudiza por el entorno que le permite `ver´ lo que ya no puede ser visto al contemplar el cercano `miliario´, la columna cilíndrica que señalaba las distancias a lo largo de la Vía de la Plata, marcando la milla 134 del camino de sur a norte de los romanos y el trazado, aún perceptible de la calzada construida piedra a piedra por donde ahora pasan los peregrinos en pos de Santiago de Compostela.

Esa sensación de una viaje en el tiempo fue descrita por un incansable caminante bejarano: "Siempre me ha llamado la atención este lugar, tan lleno de misterio, pleno de personalidad. Los pilares que hunden sus raíces en las aguas se pueden ver asomados a la barandilla de piedra, formada por imponentes bloques que engarzan perfectamente unos con otros. ¿Cuántas personas habrán pasado por ese puente? ¿Cuántos habrán mirado las aguas del río que llegan cantarinas y salen mansas?".

Todas esas impresionas que suscita una andadura de la mente, se refuerzan con el contexto idílico del bosque de ribera que envuelve el puente de La Malena y con el río que, más que un obstáculo entre la Augusta Emerita y la Asturica Augusta, ha sido el soporte sobre el que construyera una máquina del tiempo.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información