Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Canal de YouTube
Ávlared Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
Compartir:

REPORTAJES

Mi primera vez en el ginecólogo ha llegado...

Actualizado 07/06/2016 07:22:49
Redacción

Como afrontar ese momento incomodo de exposición de tu intimidad

Dr. Omar G. Guillermo. Director de la Revista Ávila es Salud

Por lo general, la primera vez que hacemos algo, sin importar que sea, lleva siempre un componente de temor a lo desconocido, que no necesariamente estará vinculado a un miedo al peligro. Inclusive aunque se trate del placer, como puede ser la primera relación sexual o el primer enamoramiento, las primeras experiencias son capaces de provocar en nosotros un gran conjunto de emociones que en ocasiones llegan a ser incontrolables.

Del mismo modo sucede en la primera visita al ginecólogo, en la que como factor añadido ya no solo influye que sea la primera vez, sino también exponer ante otros la posibilidad de mirar lo que por muchos años pocos han visto, y como si todo fuera poco te ves obligada a compartir y hablar de lo que hasta ese momento era tu exclusiva intimidad.

No es nada cómodo, pero tampoco es que sea algo comprometedor. No es nada aliciente, pero tampoco es agresivo. No es placentero, pero tampoco es tortura.

Ir al dentista no es placentero, pero lo vemos como parte de la normalidad; visto de este modo inicias un enfoque de reconocimiento de algo que sí, sé que es incómodo, pero es un procedimiento que necesitas hacer y cuanto mejor lo afrontes mejor lo tolerarás.

Recomendaciones

La primera visita al ginecólogo no debe ser solo porque has iniciado las relaciones sexuales coitales, sino también porque es el profesional especializado en la salud de la mujer, y la salud de la mujer no se inicia con las relaciones sexuales coitales. Las mejores técnicas para afrontar la primera visita al ginecólogo son:

- Hablar con alguna amiga o familiar idóneo: todo el mundo no es válido para orientar, pero sí que hay personas idóneas capaces de aportar orientación sin aumentar el nivel de miedo; no hace falta ser profesional, simplemente sentido común.

- Dar participación a tu médico de cabecera / pediatra: estos médicos son los que principalmente nos acompañan desde nuestra niñez al paso de la adolescencia y adultez; si ha existido buena empatía podrías iniciar las consultas en temas ginecológicos con ellos.

- Ir acompañada: algunas personas prefieren apoyarse en otros, pero no todos somos iguales, otros prefieren actuar solos. En este caso recomendamos ir acompañada para que parte del miedo esté auxiliado y refugiado por la presencia de ese acompañante.

- Advertir al ginecólogo: aunque los ginecólogos y cualquier profesional tratan de hacer bien su trabajo, la empatía no está presente en todos, por lo que es bueno advertir que tenga tolerancia y paciencia, haciéndole partícipe de lo que conlleva la primera visita.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información