Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
El Óbila Club de Basquet finaliza la mejor temporada de su historia

El Óbila Club de Basquet finaliza la mejor temporada de su historia

DEPORTES
Actualizado 07/06/2016 06:59
Edgar Palomo

El conjunto verderón terminó como sexto clasificado su temporada regular, disputó la final de Copa LEB plata y fue capaz de llegar a la final de la fase de ascenso a la LEB Oro

Un año más la temporada baloncestística en la Liga LEB Plata para el Óbila Club de Basquet echó el cierre, pero en la memoria de todos los aficionados y simpatizantes del equipo abulense quedará como la mejor de toda su historia. Los verderones consiguieron situarse al final de la misma como sextos clasificados, siendo el puesto más alto conseguido en sus más de 15 años de historia desde su fundación, además de disputar por primera vez una final de Copa LEB Plata y unos playoffs de ascenso a la segunda división del baloncesto nacional.

El conjunto entrenado por David Mangas volverá a jugar el año que viene la Liga LEB Plata, pero fue capaz de pelear hasta la última eliminatoria, con un presupuesto ajustado, por ascender, por un puesto en la Liga LEB Oro, un objetivo que no era el propuesto al principio de la temporada y que deja ver el esfuerzo y el trabajo de todo el cuerpo técnico y de la plantilla. Al final, el ´sueño` del club no pudo ser alcanzado al caer por 3-0 en la eliminatoria contra el conjunto vitoriano del Sáenz Horeca Araberri, pero la eliminación no pudo empañar el meritorio curso de los verderones, que ha tenido que hacer frente a muchas adversidades en forma de lesiones inoportunas y bajas en su plantilla hasta la disputa de su último partido.

Dos tramos muy diferentes

Los dos tramos de la fase regular fueron bien diferentes para el club. En la primera mitad de la misma, el Óbila Club de Basquet conseguía ser líder destacado y campeón de invierno con un balance de 10 victorias y tan sólo 3 derrotas, cimentado entre otras cosas por la imbatibilidad en su cancha, el CUM Carlos Sastre. Hecho que permitió al club la disputa de la primera final de una competición oficial en toda su historia, y que precisamente fue en suelo abulense.

A pesar de que el título se fue a tierras gallegas, tras la derrota por 66-76 frente al Marín Ence Peixegalego, los abulenses querían mantenerse en lo más alto de la tabla, pero los de David Mangas no consiguieron mantener la línea regular que venían consiguiendo. Los sucesivos problemas físicos de la plantilla y las bajas de algunos jugadores importantes para el equipo como Mike Young por decisión personal, Carlos Toledo tras ser repescado por el Cáceres e Ignas Ramasauskas que no cumplió con las buenas expectativas iniciales, hizo que el equipo se resintiera y bajara el pistón.

El camino hasta la final

El peor momento del equipo se produjo tras ganar en casa al C.B. Valladolid, a principios del mes de marzo, cuando el Óbila encadenó cuatro derrotas consecutivas ante Morón, Covirán Granada, Sammic ISB y Clínicas Rincón, lo cual alejó al equipo de las primeras posiciones. Sin embargo, las incorporaciones en este segundo tramo de Jorge Tejera y de José Alberto Jiménez, más la vuelta del base Álvaro Lobo tras lesión, aportaron aire fresco a una plantilla corta y plagada de minutos, que tenía como referente en el juego al base Carles Marzo y la rocosidad de su juego interior cimentado por Luka Nikolic y Brandon Sebirumbi. Dos piezas fundamentales para terminar como sexto clasificado con un balance final de 15 victorias y de 11 derrotas.

En el camino por el ascenso a la Liga LEB Oro, los verderones no dieron ninguna opción al equipo andaluz del Coviran Granada en cuartos de final, al que derrotaron por 2-0, primero en el Palacio de Deportes de la capital nazarí y tres días después en tierras castellanas ante su afición. No obstante, más difícil le puso las cosas en semifinales el conjunto del Clínicas Rincón, en el que hubo que esperar al quinto y último partido para ganar la serie por 3-2 donde el factor cancha a favor de los abulenses fue clave.

Sin embargo, en la final por el ascenso, el conjunto vasco del Sáenz Horeca Araberri fue superior en el global de la eliminatoria, gracias en buena medida al gran acierto de algunos de sus jugadores en el tiro exterior como Tyron de Lattibeaudiere y el MVP Levesque, lo que decantó la balanza del emparejamiento final. La derrota en la final no empaña la sobresaliente e histórica temporada que han realizado los jugadores del Óbila Club de Basquet, unos profesionales que han hecho soñar este año a la afición abulense.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información