Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
Salamanca se enorgullece de su balonmano

Salamanca se enorgullece de su balonmano

DEPORTES
Actualizado 07/06/2016 06:59
Israel Molina y Beatriz Gas

El Ecubús Ciudad de Salamanca confirmó su ascenso a Primera Estatal en un fin de semana lleno de pequeñas historias que descubrieron a esos héroes anónimos que son tan importantes en el deporte

Las grandes gestas del deporte siempre van asociadas a la épica, a la ilusión y a la esperanza. No iba a ser menos ésta, la que tiene como protagonista al Ecubús Balonmano Ciudad de Salamanca, equipo que vuelve a gritar al mundo entero que regresa a la Primera División Estatal, convirtiéndose, de esta manera, en el mejor equipo masculino de la ciudad de Salamanca. Sonia de Miguel, Presidenta del club, lo tiene claro. "Es un orgullo inmenso formar parte de la historia de este equipo. Nos lo hemos merecido después de un año de tanto esfuerzo y de tanto trabajo".

El mejor equipo masculino de la ciudad de Salamanca

Pero hasta llegar al momento de descorchar el champagne el camino no fue fácil, no lo fue durante la liga regular y tampoco lo fue durante la fase de ascenso, cuyo guion podía haber sido escrito por el mismo Alfred Hitchcock. "Ha sido un fin de semana especial, intenso, emotivo. Lo ha tenido todo, pero ha merecido la pena al final", narra un entusiasmado Alberto Martín, entrenador del equipo y pieza fundamental en el éxito de los chicos. "El trabajo de Alberto ha sido increíble, ojalá siga con nosotros, es una pieza esencial", es el mensaje que manda una presidenta cuyo deseo es la continuidad de un técnico que también lo tiene claro. "Mi deseo es seguir. Salamanca es mi casa", narra un entrenador a quien le brillan los ojos al recordar el inicio del camino hace unos cuantos meses. "Empezamos un 18 de agosto y han pasado muchas cosas desde entonces. Pero el final no ha podido ser mejor".

Y es que la ciudad se volcó durante todo un fin de semana con el balonmano, pues más de 100 aficionados charros acompañaron al equipo hasta Ciudad Real, capital del balonmano durante los días 13, 14 y 15 de mayo. El equipo de Alberto Martín acudió a la cita como campeón de la fase regular y, vencidos sus dos primeros partidos, el equipo se veía ya en primera. "Necesitábamos una victoria de Bolaños, que era el local y el favorito y durante 45 minutos nos vimos en primera, pero al final, Mijas remontó y se nos quedó mal cuerpo. Después de ganar los dos partidos en el equipo había ambiente de derrota. Tocaba jugarse la temporada a un partido, contra el local y con el público en contra. Fue un momento complicado donde todos tuvimos que hacer un desgaste emocional muy grande".

Un sinfín de anécdotas

Alberto Martín es conocido por la importancia que da a la unión como equipo, al hecho de no perder nunca la confianza, de tener fe y de creer, sin embargo, melancólico, cuenta cómo durante un instante se vio con el partido perdido. "Íbamos seis abajo, yo buscaba apoyo en cualquier cosa y lo veía mal, pero es entonces cuando surgió un héroe anónimo, nuestro delegado, que fue el que levantó el partido. Parte del ascenso se lo debemos a él, sin duda".

Uno entiende bien el éxito del Ecubús cuando se detiene en esos héroes anónimos, esa gente que da parte de su vida por el equipo. Es el caso de dos jugadores, Guillermo Carranza y Aitor Petisco. 'Guille', como así le llama su entrenador, se rompió un dedo de la mano nada más iniciarse el último partido. Con la adrenalina recorriendo su cuerpo ignoró el dolor durante unos minutos, tiempo suficiente para anotar dos penaltis antes de salir hacia el hospital, donde terminó de ver el partido en el móvil. "Acabó viéndolo por un streaming en baja calidad, tirando de datos y sin saber el resultado hasta que acabó y nos vio celebrándolo. Son cosas increíbles, que te hacen ver la calidad humana de este grupo", cuenta Alberto Martín.

Tampoco se queda atrás lo de Aitor Petisco, quien, con el hombro fuera de sitio, no solo viajó con el equipo, sino que se llevó la ropa de jugar. "Aitor me dijo que no me preocupara, que iba a pedir que lo ataran para poder salir unos minutos y así que Diego Bueno pudiera descansar esos minutos. Yo no sabía si creérmelo", explica el entrenador del equipo, que solo encuentra palabras de admiración para ellos dos y para el mencionado Diego, la gran estrella del fin de semana. "Es un chico diferente, especial. Se levantaba por las mañanas que no se podía mover, pero luego calentaba y acababa siendo el mejor. Ha marcado 33 goles en tres partidos. Una barbaridad". El jugador, por su parte, más allá de destacar su actuación personal, alaba al equipo. "Me sentí muy bien durante todo el fin de semana, tenía presión, pero como todos. Al final somos un equipo y ganamos o perdemos todos".

Estabilidad para el futuro

Consumado el ascenso hay que mirar más allá, al futuro en Primera, y Sonia de Miguel tiene claro cuál es el objetivo ahora. "Hay que buscar estabilidad, dar confianza a estos jugadores, reforzar las posiciones necesarias pero sobre todo dar confianza a estos chicos. Tenemos que dejar de ser un equipo ascensor y estabilizarnos aquí. Aunque claro, volver a ascender sería lo ideal", explica la presidenta entre risas, tremendamente ilusionada con un equipo que se ha convertido en el orgullo de toda Salamanca.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información