Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
Pedro Ojeda: "Sospecho que soy nada más que tierra"

Pedro Ojeda: "Sospecho que soy nada más que tierra"

CULTURA
Actualizado 04/07/2016 19:46
Grisel Rodríguez

Presentó en el Espacio Cultural Bizarte de Béjar su último poemario: Piel

Escritor, narrador, poeta y profesor de literatura en la Universidad de Burgos, Pedro Ojeda Escudero sostiene una constante interacción con los lectores de su blog La Acequia. Es el autor de los poemarios Esguevas (2013) y Echo al fuego los restos del naufragio (2014). Recientemente, presentó en el Espacio Cultural Bizarte de Béjar su último poemario: Piel, cuyos beneficios económicos han sido donados a una causa humanitaria, porque como él afirma, "se nos olvida agradecer; debemos muchas cosas y hay que devolver parte de lo que no nos pertenece"

Ojeda, especializado en literatura contemporánea, ha publicado decenas de libros, y se encontró con la creación literaria a principio de siglo. Hoy es un POETA en mayúscula con los pies puestos en la tierra.

Hablamos de Piel. ¿Cómo definirías este libro?

Piel es la tierra en todos los sentidos. Es un libro en él que hay amistad, amor, paisaje, erotismo, romance, sonetos. Es una búsqueda de ritmos diferentes. Todos los poemas están situados en paisajes concretos. Es un canto a la amistad. Es música donde el verso se expresa.

«Nadie es un poeta experimentado, quien se sienta así se equivoca»

¿Qué es la poesía para ti? ¿Te consideras un poeta experimentado?

Nadie es un poeta experimentado. Quien se sienta así se equivoca. Cada poema es un reto diferente. Para mí la poesía es ritmo: visual, ideológico, acentual, sintáctico. Luego uno hace lo que puede o quiere con ese ritmo. Incluso cuando se hace poesía antirrítmica se debe buscar el ritmo para la destrucción consciente del tipo de poesía que se quiere destruir. A partir de ahí, la poesía es un encuentro. Primero con uno mismo, luego con el otro, con quien te lee y al que pertenecerá ya definitivamente lo que has escrito.

¿Cuáles son tus mejores momentos para parir el verso?

Mis versos casi siempre nacen de una experiencia física: una sensación, la mirada a un paisaje... No tengo momentos predilectos. A veces he escrito mucho en el dolor o en la rabia y al repasar lo escrito ha ido directamente a la basura. Porque eso es el verdadero proceso de escritura: borrar, tirar, eliminar.

¿Si tuvieras que clasificar tu poesía como lo harías?

He escrito todo tipo de temas, como casi todos los que escribimos poesía. En mí, la temática amorosa es una constante pero también lo social y el sentimiento del paisaje. ¿Por qué separar?

¿Se debe controlar el verso fácil para no caer en la cursilería?

Se debe controlar el verso fácil para no caer en lo cursi, en lo banal, en la vulgarización, en el adoctrinamiento. El verso fácil va directamente dirigido a la emoción facilona, sea esta cursi o revolucionaria. El verso fácil busca al lector fácil y trata al lector como inmaduro. No me interesa.

¿Cómo ves el camino de la poesía contemporánea?

Hemos vuelto a un camino equivocado. Muchos poetas publican libros que no son más que antologías de sus últimos mejores poemas. Luego eligen un título y lo lanzan al mercado como si con eso bastara. No. Una antología es una antología. Un libro de poesía debe tener una exigencia a la que la mayoría de lo que se publica hoy en día en España no llega.

«Jamás se ha vendido tanta poesía como ahora. Otra cosa es lo que se publica con el nombre de poesía»

Jamás se ha vendido tanta poesía en España como ahora. En contra de los llantos que de vez en cuando escuchamos. Otra cosa es lo que se publica con el nombre de poesía. La mayor parte de los libros de poesía actuales son material de desecho, no me interesan porque en ellos no hay poesía. Bajo el nombre de poesía se publica mucho sentimentalismo facilón, mucha mala prosa cortada, mucho chiste previsible...

¿El soneto ha perdido algo en el camino o ha pasado de moda?

El soneto seguirá estando ahí cuando pasen las modas actuales. Es un artefacto perfecto. El problema es que hay dos extremos. Por una parte, los que hacen sonetos como churros, banalizándolo y restándole toda su fuerza, demostrando que tienen oficio y mano pero no poesía dentro. Por otra, aquellos poetas que no escriben sonetos no porque no les interesen, como dicen, sino por mera incapacidad.

¿Será que la poesía contemporánea no goza de buena salud?

Parece ser que en nuestra sociedad todo debe ser de consumo rápido y digestión fácil. Es un tipo de literatura que se muere en sí misma porque no exige esfuerzo alguno ni a quien lo escribe ni a quien lo lee. Eso sí, es aplaudida a rabiar porque hoy ya no se entiende nada más que lo que se escribe fácil.

«Parece ser que en nuestra sociedad todo debe ser de consumo rápido y digestión fácil»

Me llama la atención lo que hacen los poetas contraculturales, revolucionarios o sociales actuales, puesto que con su poesía fomentan la incultura de la gente a la que quieren defender, y eso me deja perplejo porque siempre he pensado que la mejor forma de sostener una revolución que cambie algo es formar a las personas, no mantenerlas en una perpetua adolescencia. Y venden como nuevo y auténtico un producto ya muy viejo y desgastado.

¿Hasta para ser poeta revolucionario hay que saber poesía primero?

Sobre todo para ser un poeta social o revolucionario. No hacer peor lo que otros hicieron mejor hace ya décadas, porque observo que ahora se vende como poesía una simplificación de lo que ya otros hicieron en las décadas centrales del siglo XX. A pesar de eso, la poesía española actual tiene muy buenos referentes. El problema es que hay mucho ruido, mucho localismo y mucha impostación que no permite que sea más visible.

¿Qué le recomendarías a un poeta novel?

Depende de lo que quiera hacer con su poesía. Si solo quiere escribir para su familia y amigos, o emocionar a su pareja, le diría que se sienta libre de hacer lo que le venga en gana, que nadie le quite la libertad de crear. Si quiere hacer un itinerario como escritor, lo que le recomiendo es que no escriba su primer libro, que no publique hasta el tercero, que no escriba jamás para que lo aplaudan, que lea y estudie mucho antes de publicar y que escape de todo grupo intensamente local y secta poética. Y otra cosa, que se cuide de los editores que solo buscan vender libro o aprovecharse de sus cien amigos. Que huya de ellos como de la peste.

¿Cómo te gustaría que te recordaran?

De ninguna manera. Quizá en alguna ocasión alguien abra un libro mío y se pregunte quién era yo. Y qué más da. El relato que se construya sobre mí ya no seré yo, sino creación de quien se haga esa pregunta.

¿Nos regalas un verso para concluir esta entrevista?

Un endecasílabo: Sospecho que soy nada más que tierra.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información