Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
15.000 personas han visitado el Museo de Valladolid para ver la exposición que recrea cómo era la ciudad en 1738

15.000 personas han visitado el Museo de Valladolid para ver la exposición que recrea cómo era la ciudad en 1738

CULTURA
Actualizado 30/08/2016 21:54

La maqueta que reproduce el Valladolid de 1738, basándose en el plano de la ciudad realizado por Ventura Seco, es el elemento que más interés ha despertado entre los visitantes de la muestra

La exposición 'La Ziudad de Bentura Seco. Valladolid 1738', abierta en el Museo de Valladolid desde el pasado mes de mayo, ha sido visitada ya por cerca de 15.000 personas al acercarse la mitad del periodo en el que los visitantes podrán contemplar esta muestra.

En el Museo, ubicado en el palacio de Fabio Nelli, uno de los monumentos más identificativos de Valladolid, se puede contemplar la maqueta que Juan José Fernández ha realizado a partir del plano de la ciudad que el escribano Ventura Seco dibujó en 1738, reproduciendo el urbanismo y la arquitectura de la ciudad vallisoletana en esa fecha.

Junto a la maqueta, los visitantes pueden disfrutar en la muestra de un audiovisual en el que se recuerdan los orígenes, evolución y cambios experimentados por Valladolid en su historia, además de mostrar otras representaciones como la que, años después de la de Ventura Seco, realizaría su homónimo Ventura Pérez en su obra manuscrita Diario de Valladolid, describiendo la vida cotidiana del siglo XVIII en la ciudad del Pisuerga.

Una maqueta artesanal

La maqueta que representa lo que era la ciudad en 1738 es la pieza central de la exposición y la que más sorpresa e interés suscita entre los visitantes, que pueden apreciar y comparar el trazado urbano y el alzado de los edificios de esa época con los que se conservan en la actualidad y las modificaciones que se han producido a lo largo de los años. La obra ha sido realizada por Juan José Fernández con el plano de Ventura Seco como base, contando además con otras fuentes para su elaboración, como es el caso del plano Valladolid, planta de la ciudad 1606-1738, obra de Daniel Villalobos, además de las obras de diversos académicos especialistas en la investigación acerca de cómo era Valladolid en el pasado.

Se han reproducido 237 manzanas y cerca de 2.500 casas, además de los diferentes monumentos, algunos de ellos ya desaparecidos, como los conventos que rodeaban el Campo Grande, el Palacio de la Ribera, o la antigua torre de la Catedral, conocida como 'La Buena Moza', con los que Valladolid contaba a mediados del XVIII, y la representación del curso seguido en aquella época por los ramales del Esgueva atravesando la ciudad, junto con los numerosos puentes existentes entonces en el centro urbano.

Para la construcción de la maqueta, Fernández se ha decantado por materiales como el poliuretano, que ha servido como base, y otros como poliestireno, cobre, metacrilato, esmalte y pinturas aplicadas con aerógrafo y pincel. La visualización de la maqueta está reforzada con la iluminación de los diferentes tipos de edificios y acompañada por la voz del historiador José Delfín Val, que explica la ciudad resumiendo la descripción que de ella hizo, al pie de su plano, el propio Ventura Seco, lo que supone otro aliciente para los visitantes.

Cuadros de festejos taurinos en la Plaza Mayor

Después de su apertura en abril, la exposición 'La Ziudad de Bentura Seco. Valladolid 1738' se ha visto enriquecida con la incorporación de dos cuadros bordados, fechados en 1743 y totalmente inéditos en Valladolid, que han sido prestados al Museo por Bodegas Vega Sicilia. Los cuadros representan dos festejos de toros que tuvieron lugar en la Plaza Mayor el 10 y 12 de septiembre de 1742. El Diario de Valladolid, de Ventura Pérez, habla de este acontecimiento en el que el diestro Raimundo Franco, apodado 'el Indio', desplegó varias suertes toreras. Las escenas están realizadas con gran detalle, en sedas de distintas tonalidades y en ellas consta el nombre de sus autoras y la fecha en que las bordaron: 1743.

Estas dos obras, subastadas por la casa británica Sotheby's, eran ya conocidas con anterioridad por el Museo, pero hasta el momento de su salida a la puja su paradero era desconocido. Fueron adquiridas en la subasta por Bodegas Vega Sicilia, que ofreció su cesión al Museo de Valladolid para que pudiesen mostrarse en el marco de esta exposición, al pertenecer a la misma época.

Los dos cuadros tienen un interés indiscutible para la ciudad, que dispone de una iconografía histórica limitada, al aportar una imagen del Valladolid festivo en pleno siglo XVIII y un reflejo, se supone que fiel, del escenario público por excelencia para la vida de los vallisoletanos: la Plaza Mayor.

La exposición permanecerá abierta hasta el 11 de diciembre y pueden concertarse visitas de grupos y horarios especiales llamando al teléfono 983 351 389 o en la dirección museo.valladolid.deac@jcyl.es.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información