Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
Investigadores de la UVA intentan mejorar los productos sin gluten con tratamientos por microondas y ultrasonidos

Investigadores de la UVA intentan mejorar los productos sin gluten con tratamientos por microondas y ultrasonidos

VALLADOLID
Actualizado 13/06/2017 20:02

Científicos de la Escuela Técnica Superior de Ingenierías Agrarias del Campus de Palencia de la Universidad de Valladolid (UVA) trabajan desde hace años en la mejora de los productos sin gluten, algo que intentan ahora mediante tratamientos por microondas y ultrasonidos.

El objetivo de este grupo del Área de Tecnología de Alimentos de la UVA es mejorar tanto la calidad nutricional de los productos sin gluten, destinados a enfermos celiacos y a personas que prefieren tener una dieta variada que no incluya el consumo de trigo, como sus características funcionales.

En la actualidad inician un nuevo proyecto del Plan Nacional de I+D+i para conseguirlo por medio de tratamientos de microondas y ultrasonidos.

"La enfermedad celiaca representa uno de los trastornos genéticos humanos más extendidos en la actualidad", ha afirmado la investigadora Felicidad Ronda, responsable del proyecto. Entre el 1 y el 2 por ciento de la población padece este trastorno y tiene problemas para encontrar productos libres de las proteínas que desencadenan su alergia y que además tengan una buena calidad.

La celiaquía está asociada a una intolerancia permanente al gluten. En concreto, la fracción proteica que causa la intolerancia es la prolamina del trigo o gliadina, aunque hay prolaminas similares en el centeno, la cebada y el triticale, que también son capaces de dañar la mucosa intestinal de los enfermos celiacos. Tampoco la avena se considera totalmente segura.

Por eso, los panes sin gluten disponibles en el mercado están habitualmente elaborados a base de harina de arroz y almidones, de maíz y patata, entre otros. El problema es que con ellos la dieta de los celiacos sufre un déficit de proteínas y de fibra.

Para tratar de solucionarlo, los científicos de la UVA han estudiado el enriquecimiento de los panes sin gluten con fibra, proteínas de origen diverso -por ejemplo, de soja y guisante- y mediante beta-glucanos extraídos y purificados a partir de avena y cebada.

Otra alternativa es emplear harinas de alto valor nutricional intrínseco, como las de tef, un cereal sin gluten de origen etíope que los investigadores de Palencia también han estudiado en profundidad.

En esta línea, otras fuentes de almidón y harinas de alto valor nutricional son el sorgo, el mijo, la quinoa, el amaranto, el trigo sarraceno e incluso el garbanzo.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información