Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Canal de YouTube
Ávlared Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
Compartir:

SUCESOS

Un investigado en Burgos por maltratar a su perro

Imagen del perro abandonado
Actualizado 25/08/2017 16:35:47
Redacción

El Seprona encontró al animal abandonado en el patio de una vivienda y con diversas lesiones

Un hombre con iniciales J.B.E. de la localidad de la Ribera de Duero, provincia de Burgos, esta siendo investigado por el Seprona de la Guardia Civil, quien le imputa un supuesto delito de maltrato de animales domésticos, al tener a su perro abandonado y con diversas heridas.

El pasado día 19 de agosto, la patrulla del Seprona de Huerta de Rey observó en el patio exterior de una vivienda de una localidad de la Ribera del Duero a un perro de raza Kerry Blue Terrier, tendido y tembloroso, con varios bultos sangrantes, que apenas se mantenía de pie, desprendiendo muy mal olor, con los ojos hundidos, famélico y sin ningún tipo de comida ni agua a su alcance.

En el citado domicilio no se localizó a nadie. Los vecinos manifestaron a los agentes que hacía varios días que nadie aparecía por la vivienda. Ante tal situación, y al tratarse de un claro caso de abandono y maltrato animal, se realizaron las gestiones oportunas para que se personase un veterinario oficial de la Junta de Castilla y León para reconocer al animal.

El veterinario emitió un informe señalando el mal estado del can, por una clara dejadez de cuidados del mismo, con un estado de abandono muy avanzado. El can se encontraba desnutrido, con varios tumores sin tratar, y con síntomas de no beber agua en más de dos o tres días. Indicó que se debería recoger el citado animal urgentemente y llevarlo a una clínica veterinaria o lugar donde se pudiera tratar.

Los guardias civiles levantaron un acta 'in situ' y adoptaron la medida cautelar de llevar el perro a una residencia canina para una evaluación más exhaustiva.

El perro portaba microchip, correspondiéndose en la base de datos su dueño con el propietario de la vivienda, aunque no fue posible contactar con él en ese mismo día.

Ante tales hechos, se procedió a imputar al dueño del can un supuesto delito de maltrato animal, instruyéndose las oportunas diligencias que fueron remitidas al Juzgado de Instrucción nº 1 de Aranda de Duero (Burgos), así como las consiguientes denuncias por las infracciones administrativas cometidas ante la Delegación de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información