Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Canal de YouTube
Ávlared Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
Compartir:

POLíTICA

Un catedrático responsabiliza a la Junta de la crisis de las cajas de ahorro

comision_cajas_de_ahorro
Actualizado 12/09/2017 20:27:15
Europa Press

Sostiene que la operación de crear una única entidad fracasó porque el poder local se impuso al regional

El Banco de España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores y a la propia Junta de Castilla y León fueron los culpables del proceso de crisis y desaparición de las cajas de ahorro en la Comunidad, según el catedrático de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad de Valladolid, Alejandro Menéndez, para quien la fallida operación de fusionar todas ellas en una única entidad, operación que ha avalado por "positiva", se la cargaron las fuerzas políticas e institucionales locales, "que se impusieron a las regionales".

Así lo ha expuesto el experto en el transcurso de la Comisión de Investigación sobre las Cajas de Ahorro de Castilla y León constituida en junio en sede parlamentaria en la que, de manera genérica, ha presentado un informe sobre la regulación general de este tipo de entidades y su valoración de la crisis bancaria y financiera en la Comunidad.

Si bien su análisis ha sido mucho más preciso, a preguntas de los representantes de los distintos grupos, cuando ha señalado con el dedo al Banco de España, a la CNMV y a la Consejería de Hacienda de la crisis, en el caso de las dos primeras por no haber establecido límites a la concesión de préstamos en el sector inmobiliario y en el tercero como responsable 'in vigilando'.

El experto, quien se da la circunstancia de que figura como investigado en su condición de exmiembro del consejo de administración en Caja España en la etapa de su entonces presidente Santos Llamas, mantiene que el Banco de España y la CNMV tenían la obligación de supervisar las distintas operaciones aprobadas en dicho órgano y que la Junta también participaba en tareas de gobernanza, administrativas o de funcionamiento institucional, amén de controlar aquellos créditos que se concedían a los consejeros.

Pero además, Menéndez, en declaraciones recogidas por Europa Press, incide en que "alguien tenía que haber tomado medidas restrictivas, con carácter general, a la concesión de empréstitos en el sector inmobiliario. "Se tenía que haber enfriado la economía y preparar un aterrizaje suave. Quienes estaban arriba tendrían que haber intervenido porque el bosque se ve mejor", defiende el experto, quien, a preguntas concretas sobre el funcionamiento de los consejos de administración de las cajas, ha defendido la labor realizada en ellos, al menos el de Caja España, del que formó parte desde 2002, si bien ha amparado la labor de los consejeros en la "confianza" necesaria que había en los informes técnicos que avalaban las distintas operaciones.

Pese a que el portavoz del Grupo Mixto, José Sarrión, ha recordado al catedrático que esas mismas operaciones incumplían una decena de requisitos de una circular del Banco de España, el aludido ha respondido que Caja España nunca fue sancionada "a lo largo de toda su trayectoria", a pesar de las investigaciones judiciales en curso sobre créditos y otras operaciones que tienen por beneficiarias a distintas empresas del sector inmobiliario propiedad de su propio presidente, Santos Llamas, que recibieron de la entidad más de 67 millones y otros 8 de Caja Duero.

Remuneraciones "dentro de los parámetros"

A preguntas del portavoz de Podemos, Pablo Fernández, sobre las remuneraciones de directivos y consejeros, el experto en Derecho Financiero y Tributario de la UVA las ha enmarcado "dentro de los parámetros", incluso las suyas propias percibidas entre 2005 y 2011 y que se elevan a 111.000 euros. "Se trata de un periodo de seis años, si lo valoramos así tengo la percepción de que esa remuneración no es exagerada", ha zanjado.

El experto también se ha referido a la emisión de subordinadas y preferentes por parte de las cajas de ahorro, vía a la que tuvieron que acudir ante la falta de liquidez --no pueden pedir capital ajeno-- y que, a su juicio, se llevó a cabo "sin mala fe, aunque luego se demostró que fue un error". Prueba de esa buena fe, ha apostillado, es que el producto fue suscrito en la Comunidad por 1.400 empleados de las cajas, incluido él mismo.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información