Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook Canal de YouTube
Ávlared Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
Compartir:

SANIDAD

Un 58% de enfermeras ve un problema en la conciliación

estudio_enfermeria
Actualizado 30/11/2017 12:52:18
Redacción

Piden un cambio de modelo y más personal, ya que un 90% no se siente reconocido por la Junta

Según un estudio realizado por el Consejo de Colegios Profesionales de Enfermería, el 58% de los profesionales de enfermería de Castilla y León ve un problema la conciliación, y un 90% no se siente reconocido por la Consejería de Sanidadm por lo que reclaman a la Administración un cambio de modelo que suponga pasar de "curar a cuidar" dado el envejecimiento de la población y la cronicidad de las enfermedades.

El estudio, en el que han participado 1.800 de los 17.000 profesionales de enfermería de la Comunidad, lo han elaborado cuatro personas dirigidas por José Antonio Iglesias, quien ha aportado los resultados del mismo junto al presidente del Consejo, Alfredo Escaja, y la presidenta del Colegio de Valladolid, Silvia Sáez.

En concreto, este estudio señala que el 90% de la enfermería -su mayoría mujeres- no se siente reconocido por la Administración, aunque más del 60% sí considera que los pacientes valoran su trabajo. A pesar de ello, más del 80% asegura que volvería a ser enfermera, algo que "demuestra su compromiso" con la profesión y la sociedad, ha incidido Iglesias.

Otro de los datos que se desprende de este trabajo es que un 58% del personal ve un problema la conciliación de la vida familiar y laboral y un 31% reconoce que ha tenido que solicitar permisos sin sueldo para hacerlo, algo que resulta muy complicado dado que la mayoría de personal tiene turnos rotatorios.

Asimismo, otra de las cuestiones negativas que señala es que Castilla y León es la única comunidad en la que no hay personal de enfermería en puesto de gestión con capacidad de toma de decisiones, tan sólo algún jefe de servicio y son "poquísimos", según ha explicado Escaja, quien ha recordado que ésta es una de las reivindicaciones de la profesión.

Frente a algunos de estos datos negativos, el estudio refleja que la enfermería de Castilla y León es de las más formadas de España, ya que el 38% de las enfermeras son graduadas, una de cada cuatro quiere ser especialista y una de cada dos realizar un máster o posgrado relacionado con su profesión.

Según han explicado los responsables de la Organización Colegial, la enfermería de Castilla y León desarrolla su trabajo en un entorno cada vez más envejecido, con un 30% de población mayor de 70 años en todas las provincias (excepto la zona correspondiente al área Oeste de Valladolid) y en el futuro se espera que el sobreenvejecimiento (mayores de 84 años) pase de casi el 19 al 21,1%.

Sin embargo, se da la paradoja de que en la Comunidad, en Atención Primaria, la ratio es de 1,1 médicos por enfermera, cuando se recomienda que sea de dos enfermeras por médico, más aún ante una población tan envejecida, del que alertan en provincias como Zamora.

Las reivindicaciones del sector para el 2018

Ante esta situación, Alfredo Escaja ha señalado que el próximo año plantearán un cambio del modelo de atención sanitaria, que propondrán a la Administración, el cual va en la línea de evolucionar "del curar al cuidar", dada la cronificación y las pluripatologías hacia las que evolucionan los pacientes, también debido a una mayor esperanza de vida.

Escaja ha incidido en que hay necesidades de cuidados, servicio que prestan los profesionales de enfermería, y no se entiende la ratio de 1,1 médicos por enfermera en Primaria cuando debería de ser al contrario, dos enfermeras por cada médico. Como ejemplo ha señalado el Plan de Atención a la Cronicidad de la Consejería de Sanidad, en la que sólo se tiene en cuenta la opinión de los médicos pero no del personal de enfermería.

A este respecto, ha explicado que siempre se escucha hablar de la tasa de médicos y prolongar su edad de jubilación, pero cree que "no hay que tener miedo" y el problema se centra en reponer la tasa de enfermeras.

En este sentido, Silvia Sáez considera que la Consejería lo que se centra es en los números, en la cifra de médicos, pero no en las necesidades reales, que pasan por una reordenación del sistema y una modificación de la asistencia sanitaria porque las necesidades no son las mismas que hace 30 o 40 años y ha recordado la propuesta de una gestión de "enfermera a la demanda".

Sáez ha aclarado que nunca han hablado de un aumento de plantillas, sino de reorganizar el sistema, dado que hay provincias pequeñas en las que hay más enfermeras por habitante que en otras con más población, como ocurre en el Área Oeste de Valladolid, la que más población activa tiene y la que menor tasa tiene (0,08 enfermeros por cada mil habitantes frente a 0,15 de Zamora o 0,16 de Burgos y Soria).

La solución pasa por buscar una sanidad con el ciudadano para el ciudadano y no para los profesionales, ha indicado Sáez, quien ha apuntado a un modelo "medicalizado" y un sistema hecho para los médicos.

Precisamente Alfredo Escaja ha respaldado esta idea e incluso ha reconocido un "lobby" médico que ha supuesto que tras llegar a acuerdos con el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, se hayan tenido que dar "una vuelta" después de reunirse con otros sindicatos médicos.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información