Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
La incineración de un feto sin autorización paterna salpica al Clínico de Valladolid

La incineración de un feto sin autorización paterna salpica al Clínico de Valladolid

CASTILLA Y LEóN
Actualizado 26/01/2018 11:05

La dirección del hospital vallisoletano defiende la correcta actuación en este caso, atribuyendo el suceso a la "disfunción en la información" producido por las "desavenencias familiares" de la pareja.

El Hospital Clínico Universidad ha defendido su actuación en el caso del marido de una paciente, que ha denunciado la incineración del feto de su bebé sin autorización. El hospital vallisoletano ha explicado la circunstancia como una "disfunción en la información" que achaca a "desavenencias familiares" entre la pareja.

Fuentes del Clínico de Valladolid especifican que la paciente fue captada el 22 de diciembre pasado por el Servicio de Paritorio del Clínico, siguiendo un embarazo absolutamente normal. "Se le realizó su historia clínica y ella manifestó expresamente que no tenía pareja y que los apellidos del bebé iban a ser los suyos, amparándose en la Ley de Autonomía del Paciente", aseguran desde el Clínico.

No fue hasta el 10 de enero cuando la madre ingresó en el centro con diagnóstico posterior de feto muerto por prolapso de cordón, ante lo cual la paciente pidió expresamente que no se diera información a nadie excepto a sus hijos. Se indujo el parto y se obtuvo una criatura abortiva, lo que se comunicó al registro de criaturas abortivas, siguiendo siempre la legislación vigente, según informa Ep.

Tras el parto se agravó el estado general de esta paciente, que tuvo que ingresar en la UCI durante cuatro días, "por lo que no pudo ponerse de acuerdo con el resto de su familia, que por su lado no autorizaba el estudio necrópsico de la criatura abortiva, que permaneció cinco días en el depósito del Hospital Clínico hasta que fue enviada a incinerar, como se hace habitualmente en estos casos", apuntan desde la dirección del Clínico.

"Las desavenencias familiares obligaron a la trabajadora social a múltiples contactos con la familia, estableciéndose dos circuitos de información ante los múltiples cambios de opinión, lo que ha podido provocar una disfunción en la información", aseguran las mismas fuentes, que insisten en que, por tanto, "el Hospital ha seguido en todo momento las actuaciones habituales ante un resto abortivo y ha garantizado y, sobre todo, ha protegido los derechos expresados por la paciente".

"Se pusieron todos los medios para tratar de evitar el lógico dolor de la familia, pero las citadas desavenencias familiares -ya reflejadas desde diciembre- han sido las que han causado toda esta situación, absolutamente inusual ante una situación perfectamente regulada por ley", concluyen.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información