Ávila Noticias Noticias de Burgos El Espejo de León Carrión Aquí en Salamanca Noticias Segovia SoriaNoticias Pisuerga Noticias El día de Zamora
El Periodico de Castila y León - Diario digital de Castilla y León
Seis dulces de Semana Santa, «made in» Castilla y León

Seis dulces de Semana Santa, «made in» Castilla y León

REPORTAJES
Actualizado 22/03/2018 08:56
Juan Giles

La Comunidad puede presumir de tener un amplio surtido de productos típicos de esta época

Castilla y León es conocida a nivel nacional, e incluso internacional, por su amplia oferta gastronómica. Una carta en la que productos como el cochinillo, lechazo o la morcilla acaparan gran parte del protagonismo, siempre acompañado de un buen vino, por supuesto. Pero hay muchos más productos y platos en la región que suelen aparecer en un segundo plano.

Con motivo de la llegada de la Semana Santa en El Periódico de Castilla y León hemos querido destacar los cinco dulces más típicos de la Comunidad. Algunos están consolidados como “bienes gastronómicos” de todo el país, pero están muy ligados a nuestra región, otros son mucho más locales.

Yemas de Santa Teresa

Ligado directamente a Ávila, este postre ha conseguido traspasar fronteras para convertirse en un habitual de las pastelerías de toda España. Se trata de unas pequeñas bolas de dos centímetros de diámetro y de color naranja que se elaboran con la yema de huevo y el azúcar exclusivamente, siendo estas batidas en boles de cobre. La masa se deja enfriar y reposar y se suelen poner en tartaletas de papel.

Su relación con la Semana Santa viene claramente marcada por la persona que da nombre a estos dulces, que no es otra que Santa Teresa de Jesús, un símbolo religioso para muchos creyentes al igual que los pasos que desfilan durante estos días por las calles de toda España

Bombones Trapa

La relación de esta marca, y por extensión de sus productos, con la Semana Santa viene marcada claramente por el origen de la compañía y por el emplazamiento y la historia que esconde. Situado junto a la abadía de San Isidro de Dueñas, fueron unos monjes los que empezaron con la elaboración de estos manjares. De hecho el nombre de ´Trapa” tiene su origen, allá por 1891, en el monasterio trapense en el que estaban situados.

Con el paso de los años, el volumen de pedidos fue creciendo y lo que empezó como una pequeña fábrica de chocolate se ha convertido en una de las mayores proveedoras de dulces y bombones, aunque sin olvidar sus inicios. Pese a que en la actualidad está desvinculada de cualquier orden religiosa, en la provincia y alrededores siempre se les ha asociado a ese pasado y al propio monasterio, que se encuentra al lado.

Torrijas

Aunque no está ligada exclusivamente a la Comunidad, es obligatorio que cuando se hablan de dulces de Semana Santa aparezcan las torrijas ya que, sin duda, son el dulce “oficial” de estos días y no hay confitería de la región en la que no se puedan encontrar. Como dato significativo hay que destacar que, según el último concurso nacional de Torrijas, la mejor de toda España se hace en la localidad vallisoletana de Cogeces del Monte, y su cocinera es Yolanda Martín del restaurante Maryobeli.

Se trata de un humilde postre compuesto de pan duro, que se empapa en leche o vino, con una rama canela o limón, a la que se reboza en huevo y se fríe en aceite. Luego se endulza con azúcar, con más canela o miel

Florones Segovianos

Se trata de un postre que puede ser menos conocido a nivel nacional, pero de gran tradición en Segovia, especialmente durante la Semana Santa, cuando se convierte en un habitual de las casas y restaurantes de la provincia..

De preparación principalmente casera los moldes de los florones solían ser heredados, lo que hicieron de ellos unos dulces con valor culinario…y sentimental. El éxito de los mismos hizo que esta masa frita pasara de ser un dulce básicamente doméstico a estar en los escaparates de todas las pastelerías y panaderías de la ciudad.

Aceitada

Al igual que en el caso de los florones segovianos, en Zamora también hay un dulce autóctono que lleva mucho tiempo haciendo las delicias tanto de los zamoranos como de los turistas, muchos de los cuáles desconocían su existencia. Se trata de la Aceitada.

Éste es un dulce típico artesano, que tiene forma circular, compacta y bañado en huevo y cuyos ingredientes son sencillos: aceite, harina, azúcar, huevos, yemas, y un poquito de anís. En la capital zamorana se pueden encontrar fácilmente en cualquier repostería, aunque es cierto que fuera de esa zona es más complicado de conseguir. En definitiva, una excusa perfecta para visitar Zamora estos días.

Leche frita

Dulce conocido a nivel nacional, cuyo origen tiene enfrentado a dos regiones, Castilla y León y el País Vasco, y especialmente a dos provincias, Valladolid y San Sebastián. Ambas ciudades reclaman “la patente” de la Leche Frita, sin que todavía se sepa a ciencia cierta de donde es originaria la receta. Sí que se coincide en señalar que es típico del norte de España.

La Leche Frita es un postre muy sencillo cuyos ingredientes básicos son la leche, la harina, el huevo y el azúcar. Normalmente se toma como postre, aunque también puede comerse para merendar. Se suele presentar con forma cuadrada o rectangular con unas dimensiones aproximadas de 3-5 cm y un espesor que no debe superar los 2 cm. Su textura es suave y blanda, tiene un color pálido y su superficie se espolvorea con una mezcla de azúcar y canela.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información